Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Análisis del líquido cefalorraquídeo

13 de octubre de 2021

El análisis del líquido cefalorraquídeo inicial se realiza una vez se ingresa en el espacio subaracnoideo valorando la presión y la fluctuación del líquido cefalorraquídeo con las respiraciones. A la vez, el médico identifica el aspecto macroscópico del líquido y se obtienen muestras en tubos separados.

Los análisis más frecuentes del líquido cefalorraquídeo son el número y el tipo de células, el contenido de glucosa y proteínas, el estudio microscópico y el cultivo en busca de bacterias. Además se estudia la presencia de células tumorales, la presencia de bandas oligoclonales o contenido de gammaglobulina, estudios serológicos, sustancias elaboradas por algunos tumores y marcadores de infecciones por hongos, criptococos y otros antígenos, micobacterias, DNA de virus herpéticos, citomegalovirus y marcadores de algunas infecciones.

Análisis de la presión del líquido cefalorraquídeo

Con el paciente en decúbito lateral se mide la presión del LCR con un manómetro conectado a la aguja en el espacio subaracnoideo.

En el adulto normal la presión de abertura varía entre 100 y 180 mmH2O o 8-1 mmHg. En niños la presión se encuentra entre 30-60 mmH2O.

La presión que sobrepasa los 200 mmH2O en el paciente relajado y con las piernas estiradas refleja incremento de la presión intracraneal.

Las presiones de 50 mmH2O o menores en un adulto indican hipotensión intracraneal, que suele deberse a fuga de LCR o deshidratación sistémica.

Aspecto del líquido cefalorraquídeo

En condiciones normales el líquido cefalorraquídeo es incoloro. La presencia de eritrocitos confiere al líquido un aspecto nebuloso o de vidrio despulido; debe haber por lo menos 200 eritrocitos/mm3 para que este cambio se note. La presencia de 1 000 a 6 000 eritrocitos/mm3 imparte un color rosado nebuloso a rojizo, que depende de la cantidad de sangre.

Una punción traumática en que la sangre del plexo venoso epidural se introduce en el LCR, ocasiona una confusión en el diagnóstico si se interpreta de manera incorrecta como indicativa de una hemorragia subaracnoidea preexistente. Para distinguir entre estos dos tipos de “punción hemorrágica” deben tomarse dos o tres muestras de líquido seriadas durante la punción lumbar. En caso de punción traumática suele observarse un número decreciente de eritrocitos en el segundo y el tercer tubos.

Celularidad del líquido cefalorraquídeo

En el primer mes de vida el LCR puede contener un mayor número de células mononucleares, después, el LCR es casi acelular.

La elevación de leucocitos en el LCR indica un proceso reactivo a bacterias u otros agentes infecciosos, sangre, sustancias químicas, neoplasia o vasculitis.

La identificación de células cancerosas por el laboratorio de citología suele hacerse por citocentrifugación, fijación y tinción para así reconocer leucocitos neutrófilos y eosinófilos (estos últimos tipicos en infecciones parasitarias, neurosífilis y émbolos de colesterol), linfocitos, células plasmáticas, células mononucleares, macrófagos y células tumorales. También pueden verse bacterias y hongos.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.