Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Anatomía de las costillas

18 de octubre de 2021

La anatomía de las costillas consiste en doce pares de costillas numeradas del uno al doce, de arriba a abajo.  La función principal de las costillas es brindar soporte estructural a los costados de la cavidad torácica.  Las costillas se alargan de la primera a la séptima y después se acortan hasta la doceava.

Cada costilla se articula por detrás con una vértebra torácica. Del primero al séptimo par de costillas, por delante, se articulan con el esternón a través de una franja de cartílago hialino denominado cartílago costal.

Los cartílagos costales ayudan a la elasticidad de la caja torácica y ayudan a que al recibir un golpe en el tórax no se fracturen el esternón o las costillas.

Las costillas que tienen cartílagos costales y se articulan directamente con el esternón son las verdaderas costillas (vertebroesternales). Las articulaciones formadas formadas entre las costillas verdaderas y el esternón se denominan articulaciones esternocostales.

Los otros cinco pares de costillas son las denominadas costillas falsas porque sus cartílagos costales o bien se articulan con el esternón en forma indirecta o bien no se articulan con el esternón.

Los cartílagos del octavo, noveno y décimo par de costillas se articulan entre sí y después, con el cartílago del séptimo par de costillas. Estas costillas falsas se denominan costo-vertebrales.

Los pares de costillas undécimo y duodécimo son costillas flotantes, porque el cartílago costal anterior no se articula con el esternón. Solo se articulan por detrás con las vértebras torácicas.

Partes de la costilla típica

Las partes de una costilla típica (de la tercera a la novena) son las siguientes:

La cabeza es una proyección del extremo posterior de la costilla que contiene dos facetas articulares. La faceta de la cabeza puede articularse con la faceta del cuerpo de una única vértebra o bien con las semifacetas de dos vértebras adyacentes para formar articulaciones costo-vertebrales.

El cuello está constituido por una porción angosta de la costilla que se advierte justo al lado de la cabeza. En la superficie posterior, donde el cuello se une con el cuerpo, se encuentra el tubérculo costal, una estructura redondeada.

La parte no articular del tubérculo costal se articula con la apófisis transversa de la vértebra por medio del ligamento costo-transverso lateral. La parte articular del tubérculo se articula con la faceta de la apófisis transversa de una vértebra para formar articulaciones costo-vertebrales.

El cuerpo (diáfisis) es la parte principal de la costilla. Un poco separado del tubérculo se encuentra la curvatura de la diáfisis, el ángulo costal. La superficie interna de la costilla presenta una hendidura costal, que protege los vasos sanguíneos y nervios infercostales. Los espacios intercostales, están ocupados por músculos intercostales, vasos sanguíneos y nervios.

Cursos online recomendados

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.