Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Anoxia cerebral: síntomas, tratamiento y pronóstico

22 de marzo de 2021

La anoxia cerebral es debida a una disminución del aporte de oxígeno al tejido cerebral. En adultos, la causa más frecuente de anoxia cerebral es la detención del flujo sanguíneo en una parada cardíaca.

Con menor frecuencia, puede ocurrir por parada respiratoria o hipoxemia grave, así como en trastornos metabólicos que dificulten la oxigenación cerebral, como es el caso de la intoxicación por monóxido de carbono.

En el periodo neonatal, las causas de anoxia cerebral más frecuentes son la vuelta de cordón, infección del canal de parto, parto distócico, eclampsia y disrupción placentaria.

Síntomas de la anoxia cerebral

Cuando el aporte cerebral de oxígeno se interrumpe de forma brusca, la persona, rápidamente sufre una alteración del estado mental, entrando en un estado comatoso.

En más de un 70% de los casos en que se practican medidas de reanimación cardiopulmonar, el paciente fallece o sigue en situación de coma pasadas 24 horas y tras este periodo la morbimortalidad también es muy elevada, ya que el 90% de los pacientes suelen presentar daño cerebral. La duración  del coma puede ser muy variable, e incluso en ocasiones puede llegar a prolongarse de manera indefinida en casos de daño cerebral profundo; además,
cuando existe un daño cortical extenso, el paciente puede quedar en un estado vegetativo persistente.

La detección del aporte de oxígeno desencadena en el tejido cerebral una serie de cambios con producción de óxido nítrico y otros radicales libres que alteran el medio interno de las células, liberan glutamato (toxico cuando se libera en exceso) y provoca una pérdida neuronal y cambios inflamatorios adyacentes.

¿Cuál es el pronóstico de la anoxia cerebral?

El pronóstico depende de la causa de la anoxia cerebral. Las reservas neuronales de oxígeno se agotan en unos veinte segundos y cualquier persona que sobreviva a una privación completa de oxígeno de más de cinco minutos, presentará un daño cerebral permanente.

Los trastornos neurológicos que se ven con más frecuencia son la ataxia cerebelosa, mioclonías, trastornos extrapiramidales, problemas de reconocimiento visual, disfunción ejecutiva, cambios conductuales y de personalidad, etc.

En algunos casos de anoxia cerebral se observan síndromes neurológicos peculiares, como la ceguera cortical bilateral (en la que el paciente no ve pero se comporta como si viera) o la paresia braquial bilateral.

La encefalopatía hipóxico-isquémica perinatal tiene sus propias características. Los niños con anoxia perinatal grave padecerán los síntomas característicos de la parálisis cerebral.

Tratamiento de la anoxia cerebral

El tratamiento de la anoxia cerebral empieza en la parada cardíaca, ya que el éxito resulta de la rapidez en la que se corrijan las causas, como la hipoxemia o la hipovolemia.

El descenso de la temperatura corporal disminuye los requerimientos metabólicos del cerebro por lo que la inducción de hipotermia es una medida terapéutica que está siendo estudiada en el daño cerebral por anoxia.

En cuanto a la rehabilitación, el tratamiento irá orientado a las necesidades de cada paciente, cubriendo las funciones básicas del organismo: la nutrición, oxigenación, hidratación, función vesical e intestinal, higiene corporal, etc. así como el tratamiento precoz de la espasticidad y la prevención de complicaciones derivadas de la inmovilidad.

Cursos online recomendados:

Contenido adicional:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.