Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Aspirado de médula ósea y biopsia

29 de enero de 2021

El aspirado de médula ósea se puede realizar en el esternón, en la cresta ilíaca o en la espina ilíaca anterior o posterior. Normalmente no es necesario sedación, es necesario con analgesia local.

¿Cómo se realiza el aspirado de médula ósea?

Para realizar el aspirado de médula ósea es necesario utilizar guantes estériles y un campo estéril, desinfectando la piel con clorhexidina o povidona.

A continuación se procede a anestesiar la piel, el tejido subcutáneo y el periostio con lidocaína al 2%. Se introduce la aguja perpendicularmente y cuando esté introducida se retira el fiador, se conecta una jeringa y se extrae contenido medular para realizar las extensiones.

Si no se puede extraer médula con la punción puede ser debido a una fibrosis de la médula ósea o una infiltración. Se denomina aspirado seco.

La médula ósea se coagula muy rápido, por lo que hay que realizar las extensiones al momento, justo después de realizar el aspirado de médula ósea.

Es recomendable obtener también una muestra de sangre periférica del paciente al mismo tiempo para que se puedan examinar conjuntamente ambas extensiones.

Biopsia de médula ósea

Las biopsias de médula ósea suelen realizarse en la espina ilíaca posterosuperior o en la espina ilíaca anterosuperior.

La muestra conseguida con trocar se obtiene insertando la aguja de biopsia en el hueso, haciendo un movimiento de rotación hacia delante y hacia atrás y luego moviendo suavemente la aguja de un lado a otro para desprender un trozo de tejido.

Con la biopsia de médula ósea con trocar se obtiene un fragmento de tejido, que se somete a fijación e inclusión para obtener una muestra histológica. La muestra permite reconocer las distribuciones celulares; por ejemplo, la tendencia de las células precursoras mieloides a madurar cerca de las trabéculas óseas o el desarrollo de las células eritroides en forma de pequeños islotes.

La biopsia medular también define la distribución anómala de las células en situaciones patológicas como acumulación paratrabecular de células anómalas característica del linfoma folicular o los agregados de megacariocitos que se observan en algunas neoplasias mieloproliferativas.

Cursos online relacionados:


Artículos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.