Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Autoinmunidad: mecanismos, causas y consecuencias

22 de marzo de 2022

La autoinmunidad implica el reconocimiento por el sistema inmune de estructuras propias y la reacción frente a ellas. Esta condición no tiene porque ser siempre patológica pero en ocasiones, la respuesta autoinmune es capaz de lesionar órganos y tejidos, provocando enfermedades autoinmunes.

Estas lesiones pueden ser generales (enfermedades autoinmunes sistémicas) o localizadas (enfermedades autoinmunes localizadas).

Mecanismos de la autoinmunidad

Rotura de la deleción clonal

Algunos síndromes de inmunodeficiencia presentan un aumento de manifestaciones autoinmunes, lo que junto con el fallo en la generación de linfocitos reactivos frente a lo extraño, se produce una inadecuada deleción clonal.

La deficiencia de la proteína AIRE en las células epiteliales medulares altera la selección negativa frente a antígenos expresados en las células endocrinas, desencadenando el síndrome poliglandular autoinmune.

Activación de linfocitos B1

En personas con enfermedades autoinmunes clásicas se ha observado un aumento de linfocitos B1. Como estos linfocitos tienen una gran capacidad de generación de autoanticuerpos, la activación de este tipo de linfocitos puede ser un mecanismo capaz de desencadenar respuestas autoinmunes.

Rotura de la anergia clonal

Un mecanismo de rotura de la anergia clonal es el ejercido por la administración de IL-2. Se han observado fenómenos de autoinmunidad en personas a las que se les administra IL-2 de forma terapéutica.

La administración de IL-2 sería la segunda señal para que actuaran los linfocitos autorreactivos.

La activación policlonal mediante virus sería otro de los mecanismos por los que los linfocitos B autorreactivos, en los que se ha producido un aborto clonal, son capaces de ser estimulados.

Fallo en la supresión inmune

Es un ejemplo el fallo de linfocitos Treg que tiene lugar en la inmune dysregulation polyendocrinopathy enteropathy que se debe a mutaciones del gen FoxP3.

Alteraciones en la presentación antigénica

Dentro de esta categoría encontramos tres tipos:

Modificación de los antígenos a los que se había establecido tolerancia de forma cualitativa o cuantitativa

Si una sustancia exógena comparte antígenos con estructuras propias, la respuesta inmune dirigida frente a los antígenos exógenos llevará a una lesión de estructuras propias.

Modificación de la expresión de HLA

En algunos tejidos que tienen autoantígenos dominantes, la expresión de HLA-II puede llevar a la autopresentación antigénica y al inicio de una respuesta autoinmune.

Rotura de los santuarios inmunológicos

La agresión de regiones inmunológicamente importantes llevaría a la exposición de nuevos antígenos al sistema inmune.

Alteración en la red idiotipo-antiidiotipo

Un desequilibrio en esta red puede llevar a la autoinmunidad. En algunas enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso sistémico existe una alteración de este sistema.

Causas de autoinmunidad

Las enfermedades autoinmunes se presentan con mayor frecuencia en ciertas poblaciones debido a agentes predisponentes (aunque no causantes). Estos agentes predisponentes son los siguientes.

Edad

El título de autoanticuerpos aumenta con la edad debido a los siguientes factores:

  • Mayor tiempo de exposición a agentes externos
  • Acumulación de alteraciones genéticas
  • Disminución de la eficacia del sistema inmune para su autocontrol

Sexo

La mayoría de enfermedades autoinmunes son más predominantes en el sexo femenino. Esto se explica por factores hormonales.

El papel de los estrógenos en la inducción de autoinmunidad no está del todo claro aunque se han descrito dos conexiones:

  • Aumentan la producción de IFN-y y la expresión de HLA de clase II
  • Activan linfocitos B1 con potencial autorreactivo.

Raza

Las enfermedades autoinmunes son más frecuentes en la raza negra. Hay una relación inversa entre la capacidad de producción de factor de necrosis tumoral alfa y el desarrollo de enfermedades autoinmunes.

Herencia

Las enfermedades autoinmunes tienden a acumularse familiarmente, lo que sugiere una participación genética. Existe asociación de determinadas enfermedades autoinmunes con determinados tipos de antígenos de histocompatibilidad.

La existencia de un determinado tipo de HLA no condiciona la enfermedad, únicamente predispone a ella. El mecanismo causante puede ser múltiple:

  • La influencia sobre los procesos de selección positiva y negativa en el timo.
  • La respuesta cruzada entre epítopos bacterianos y de las proteínas HLA.
  • La estimulación específica de linfocitos T supresores
  • La mayor o menor capacidad de presentación de péptidos a los receptores antigénicos.

Factores desencadenantes de autoinmunidad

Agentes químicos

Numerosos fármacos son capaces de desencadenar respuestas autoinmunes por varios mecanismos:

  • Modificando la estructura inmunológica de antígenos propios.
  • Desencadenando respuestas fisiológicas contra ellos que lesionan las estructuras en las que se encuentran.
  • Modificando el equilibrio inmunológico y desencadenando una respuesta sistémica

Agentes biológicos

Es de interés la posibilidad de que varias enfermedades autoinmunes en las que se desconoce el autoantígeno no sean sino respuestas atípicas provocadas frente a infecciones bacterianas lentas.

Los virus también pueden generar enfermedades autoinmunes por varios mecanismos:

  • Induciendo la producción de IFN-y que al inducir la expresión HLA-II en células que habitualmente no lo hacen, llevaría a la autopresentación antigénica.
  • Alterando la red idiotipo-antiidiotipo.
  • Activando policlonalmente linfocitos B anergizados.

Consecuencias de la autoinmunidad

Los mecanismos efectores de autoinmunidad son la generación de autoanticuerpos o la generación de linfocitos T autorreactivos (citotóxicos o ayudadores). Una vez generados, la respuesta patológica se realiza según los patrones clásicos de respuesta inmune no regulada. Los mecanismos efectores de la inmunidad son los siguientes:

Mecanismo citotóxico-citolítico (tipo II)

En varias enfermedades hematológicas los autoanticuerpos van dirigidos contra epítopos de las células circulantes, condicionando su destrucción directa o su captación y destrucción por las células del sistema mononuclear fagocítico.

Exceso de inmunocomplejos (tipo III)

En el lupus eritematoso sistémico, la gran cantidad de autoanticuerpos y la relativa disponibilidad de antígeno llevan a la formación de inmunocomplejos que se depositan en diversos tejidos y allí ejercen su efecto activando el sistema de complemento.

Activación excesiva de linfocitos T colaboradores (tipo IV)

La acción efectora de los linfocitos T colaboradores autorreactivos se produce por la activación macrofágica a través de la producción de citocinas macrofágicas. Este mecanismo se observa en las tiroiditis autoinmunes y en la diabetes mellitus tipo I.

Mediada por anticuerpos frente a receptores celulares (tipo V)

Los anticuerpos dirigidos frente a receptores de la membrana celular pueden tener un efecto estimulante o inhibidor.

Mediada por células con actividad citotóxica dependiente de anticuerpos (tipo VI)

La actividad citotóxica mediada por anticuerpos la ejercen todas las células con receptores para la porción FC de las inmunoglobulinas (macrófagos y células NK). Estas células se unen a otras reconocidas como extrañas al estar recubiertas de anticuerpos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.