Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Características de una herida crónica

30 de marzo de 2022

Las características de una herida crónica se basan en la localización, forma, profundidad, bordes, tunelizaciones, tipo de tejido en el lecho de la herida, exudado, piel perilesional, signos de infección y antigüedad de la herida.

Localización

Sitio anatómico referido a un plano óseo de la herida crónica.

Forma

La forma que presente la herida crónica nos va a ayudar a determinar el tamaño de la lesión y su etiología. Puede ser:

  • Circular
  • Reniforme
  • Ovalada
  • Serpinginosa
  • Herradura
  • Irregular
  • En forma de mariposa

Profundidad del tejido afectado

Dependerá de la afectación de los distintos planos de tejido y estructuras subyacentes.

Bordes de la lesión

Es una característica importante en la medición hacia la cicatrización. Nos da información del tiempo de evolución de la herida. Si los bordes son indefinidos, difusos y evertidos se considera que la herida tiene menos de tres meses. Si los bordes son apreciables, están engorsados o invertidos, nos hace sospechar de que es una herida crónica. Los bordes pueden ser:

  • Oblicuos
  • Excavados perpendiculares
  • Evertidos
  • Mellados
  • Socavados

Tunelización

Son conductos recubiertos por tejido con una o más puertas de entrada. Es necesario detectarlos para prevenir infecciones tratándolos correctamente.

Tipo de tejido en el lecho de una herida

Hay cuatro tipos de tejido en el lecho de una herida:

  • Tejido necrótico: hay una escara seca. El tejido es oscuro, negro o marrón y se adhiere al lecho o a los bordes de la herida.
  • Tejido esfacelado, fibrina o fase amarilla: tejido amarillo o blanco que se adhiere al lecho de la herida en bandas de aspecto fibroso, bloques o tejido blando muciforme. El tejido esfacelado es una mezcla de células muertas y líquido inflamatorio que se deposita dentro y en los alrededores de las heridas. Es tejido desvitalizado y es necesario su desbridamiento.
  • Tejido de granulación: es un tejido rojo o rosáceo con apariencia granular, húmedo y brillante. Es tejido de granulación vascularizado y frágil. Es indicativo de la fase proliferativa.
  • Tejido de epitelización: tejido rosado y brillante que crece cerca de los bordes de la herida o en islotes en la superficie.

Exudado

El exudado es necesario para la cicatrización ya que estimula la proliferación de fibroblastos, queratinocitos y células endoteliales. No obstante, en las heridas crónicas, la presencia de un exceso de proteasas hacen que este exudado aumente porque se prolonga la fase inflamatoria y la fase catabólica se alarga en el tiempo.

Tipos de exudado:

  • Seroso
  • Sanguinolento
  • Serosanguinolento
  • Purulento

Piel perilesional

Es la piel que rodea la herida. Puede ser:

  • Integra: no presenta problemas.
  • Lacerada: tejidos desgarrados
  • Macerada: presenta un aspecto húmedo y blando. Suele producirse por fugas del exudado. La maceración provoca dolor y favorece la infección.
  • Eritema: la piel perilesional presenta edema y enrojecimiento provocado por el exudado o el adhesivo de los apósitos o por reacciones alérgicas.
  • Eccema: inflamación de la piel perilesional con eritema, vesículas, exudado y costras. Suele acompañarse de picor. Es debido a la humedad mantenida.

Cursos online recomendados

Si te interesa formarte en úlceras, te recomendamos estos cursos online con descuento. Haz clic aquí para verlos. 

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.