Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Características y funciones de las células del sistema inmune

7 de abril de 2022

Las células del sistema inmune tratadas a continuación son los linfocitos, las células NK, los macrófagos, las células dendríticas, polimorfonucleares y plaquetas.

Linfocitos

Los linfocitos son células redondas con poco citoplasma y un núcleo esférico que ocupa el 90% de su volumen. Los linfocitos se clasifican según sus funciones y marcadores de superficie en: linfocitos T (producidos en la médula ósea y madurados en el timo) y linfocitos B (producidos y madurados parcialmente en la médula ósea). Ambos linfocitos participan en la respuesta inmune adquirida o específica.

Durante su etapa de maduración, los linfocitos T adquieren antígenos o marcadores de superficie CD3. Los linfocitos T CD3 se dividen en: células T cooperadoras, las cuales, además de CD3, expresan CD4 y las células T citotóxicas que expresan CD3 y CD8.

Los linfocitos T cooperadores participan en la respuesta inmune adquirida, se subdividen en linfocitos Th1, Th2, Th17 y T reguladores según el patrón de citocinas que secretan. Los linfocitos Th1 producen citocinas inflamatorias involucradas en la activación de células presentadoras de antígenos en el reclutamiento de PMN en el sitio de la lesión y en la respuesta inmune celular.

Los linfocitos Th2 se caracterizan por la producción de citocinas implicadas en la regulación de la respuesta inmune humoral. Los Th17 producen citocinas inflamatorias y se relacionan con la inmunidad contra hongos y procesos autoinmunes. Los T reguladores bloquean la respuesta de linfocitos Th1, Th2 y Th17 y son los principales reguladores de la inflamación.

Los linfocitos B poseen el marcador de membrana CD19 y presentan inmunoglobulinas de superficie CD19 además de IgM. Hay varias subpoblaciones de linfocitos B: los linfocitos B-1a (CD19 CD5+), los linfocitos B-1b (CD19 CD5-), los linfocitos B de la zona marginal (CD19 CD5-) y los linfocitos B-2 o foliculares, que son CD19CD5-. Los linfocitos B2 son los que producen la respuesta inmune convencional por anticuerpos.

Las células B proliferan como resultado del reconocimiento directo de antígenos timo-independientes o a través de la presentación por parte de las células T, de antígenos timo-dependientes. Su activación da lugar a la diferenciación en células plasmáticas productoras de anticuerpos o a la producción de células B de memoria.

Células NK

La función principal de las células NK es la citotoxicidad natural. Las células NK expresan ciertos CD encontrados en los linfocitos T, pero además CD16 y CD56.

Estas células participan en la respuesta inmune innata contra virus y células tumorales reconociendo antígenos presentados en el contexto de moléculas del complejo mayor de histocompatibilidad clase I. Los mecanismos de lisis celular son parecidos a los de los linfocitos T citotóxicos: la célula se desgranula y produce grandes cantidades de reactivos del oxígeno.

Los gránulos contienen perforinas, que inducen la muerte celular por lisis osmótica, y granzimas, que inducen señales intracelulares para promover la muerte celular programada.

Macrófagos

Los monocitos en sangre periférica forman parte de los fagocitos mononucleares, los cuales pueden madurar a macrófagos o células dendríticas.

Los macrófagos en diferentes tejidos suelen recibir varios nombres: macrófagos alveolares, células de Kupffer (hígado), macrófagos peritoneales, células de la microglía, células mesangiales (riñón).

Los macrófagos maduros se caracterizan por la expresión específica de CD14 y porque presentan antígenos a los linfocitos T.

Los macrófagos reconocen patrones moleculares asociados a patógenos por medio de receptores de reconocimiento de patrón, después de la activación de estos receptores, esto conduce a una cascada de señales intracelulares involucradas en la polarización o diferenciación funcional de los macrófagos.

Las dos subpoblaciones reconocidas de macrófagos son: M1 o macrófagos activados clásicamente y M2 o macrófagos activados alternativamente, que exhiben propiedades proinflamatorias y antiinflamatorias. Los CAM son activados a través de los toll-like receptors e interferón gamma, así como productos microbianos como el LPS. Estas células exhiben una mayor eliminación de microorganismos intracelulares y actividad antitumoral, promoción de la respuesta Th1, secreción aumentada de citocinas, intermediarios reactivos de oxígeno y nitrógeno, así como mediadores proinflamatorios y una alta expresión de moléculas co-estimuladoras.

Células dendríticas

Las células dendríticas, que participan en la respuesta inmune innata del hospedero, se originan en los linajes linfoide y mieloide. Las células dendríticas diferenciadas del linaje linfoide se conocen como plasmacitoides y se caracterizan por ser productoras de interferón alfa y tener funciones antivirales, mientras que las células dendríticas diferenciadas a partir del monocito participan en el control de las infecciones bacterianas.

Las células dendríticas plasmacitoides expresan receptores DC-SIGN o CD209, CD11c, TLR y receptores de inmunoglobulinas, entre otros.

La función principal de las células dendríticas es la presentación del antígeno. También realizan funciones de captura de antígenos extraños por medio de macropinocitosis y pinocitosis, procesos en los que intervienen receptores de membrana como los receptores de manosa.

Las células dendríticas procesan los antígenos en péptidos para presentarlos a los linfocitos T en el contexto de las moléculas del MHC. Son una fuente importante de citocinas que activan funciones efectoras de la respuesta inmune innata y adquirida.

Polimorfonucleares

Los polimorfonucleares son células con núcleos multilobulados y conforman el mayor porcentaje de leucocitos presentes en la circulación sanguínea. Se dividen en neutrófilos, eosinófilos y basófilos.

En un proceso inflamatorio agudo y en respuesta a un estímulo quimotáctico, los neutrófilos son las primeras células en llegar. Sus receptores de membrana les permiten unirse al endotelio vascular, rodar y extravasarse por diapédesis al sitio de inflamación. Los neutrófilos tienen funciones fagocíticas y microbicidas que posibilitan el control de infecciones por diversos patógenos.

La fagocitosis en el neutrófilo está mediada por un gran número de receptores de superficie que reconocen PAMP. La actividad microbicida está asociada con la presencia de gránulos que contienen defensinas alfa, lisozima, lactoferrina y proteasas. Los neutrófilos también pueden llevar a cabo los mecanismos microbicidas dependientes de oxígeno o de óxido nítrico para eliminar y contener la infección.

Los eosinófilos son células granulocíticas involucradas en procesos de alergias y en la inmunidad contra parásitos. Los gránulos que su citoplasma alberga contienen peroxidasa, lisofosfatasa citosólica y proteínas. Los eosinófilos también presentan receptores de membrana Fce y para la IgE. Sus funciones incluyen la liberación de enzimas que regulan los mediadores de anafilaxia en caso de alergias o de proteínas citotóxicas y radicales reactivos del oxígeno para la eliminación de parásitos.

Los basófilos son capaces de sintetizar mediadores de la anafilaxia (gránulos de histamina, sulfato de condroitina y proteinasas) y de liberar el contenido de sus gránulos después de un proceso de activación dependiente del estímulo antigénico. La desgranulación ocurre tras la unión de la IgE a los receptores FceR que posee en su membrana.

Plaquetas

Las plaquetas son fragmentos citoplasrnáticos sin núcleo, se derivan de los megacariocitos y su principal función es la participación en los procesos dela coagulación. Las plaquetas producen metabolitos como, prostaglandinas, tromboxanos, factores de crecimiento, aminas bioactivas e hidrolasas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.