Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Carcinoma basocelular: histología, manifestaciones y formas clínicas

25 de mayo de 2021

El carcinoma basocelular es un tumor maligno de la piel. Puede denominarse también epitelioma basocelular o basalioma.

Patogénesis del carcinoma basocelular

  • Genética: pacientes con piel sensible al sol y con escasa pigmentación melánica.
  • Daño actínico: radiaciones ultravioleta solares, radiación artificial, rayos X o cobaltoterapia.
  • Carcinógenos: arsénico
  • Cicatrices y lesiones cutáneas crónicas: radiodermitis crónica, micosis fistulizadas, cicatrices atróficas, estímulos mecánicos crónicos, úlceras de larga evolución, cicatrices sometidas a tensión mecánica.

Epidemiología

Es el más frecuente de los epiteliomas. Es más frecuente en hombres y afecta principalmente entre los 50 y 80 años de edad.

Histología

Derivan de células inmaduras, pluripotenciales de la epidermis y los anejos que han perdido la capacidad para su diferenciación y queratinización normal.

Las células tumorales se parecen a las células basales normales: pequeñas, con escaso citoplasma, gran núcleo basófilo, ovalado. El nido de células basales se proyecta hacia abajo o dan brotes hacia dermis superior.

Es característica la disposición en empalizada de las células en la periferia de los nidos tumorales. Casi siempre existe una respuesta inflamatoria crónica en el estroma.

Las mitosis son raras y las células no tienen aspecto anaplásico. Existen varios patrones histológicos: sólido, adenoide, superficial multicéntrico quístico, pigmentado, queloidal, esclerodermiforme, desmoplásico, queratinizante, calcificante, osificante, con depósito de amiloide, células fusiformes, granular, bowenoide, similar al pilomatricoma, fibroepiteliomatoso, con dierenciación del tipo glándula sebácea, con diferenciación del tipo glándula sudorípara ecrina, adamantinoide, cilindroide, siringoide, mucinoso, metatípico de tipo mixto, metatípico de tipo intermedio.

Manifestaciones clínicas

Localización topográfica: cara, cuello, extremidades, cuero cabelludo. El 80% por encima de la línea que une el ángulo de la boca con el lóbulo de la oreja.

Lesión única, nodular brillante, superficie lisa, borde perlado, con vasos telangiectásicos. Posible hiperpigmentación en la periferia con elevación o depresión en el centro.

Evolución lenta con escasos síntomas, aunque a veces puede ser agresivo. Sangra al extraer las costras, en ocasiones pica.

Las metástasis son mínimas, con más frecuencia en pulmones, ganglios y huesos.

Suelen originarse sobre piel sin lesiones precancerosas.

Formas clínicas

Carcinoma basocelular típico

  • Pigmentado: color negro, marrón y superficie brillante deprimido en el centro con consistencia de dura a firme, presencia de telangiectasias.
  • Esclerodermiforme o morfeiforme: en nariz, frente, mejillas, de color blanco, amarillento. Superficie plana o sobreelevada y presencia de telangiectasias.
  • Superficial o pagetoide: placa eritematosa con escamas finas, de poco espesor y borde perlado. Crecimiento lento, más frecuente en tronco. Puede acompañarse de prurito y costras. Pronóstico más favorable. A veces se desarrollan tras la ingesta de arsénico después de 20-30 años.
  • Gigante: de 10-20 cm con necrosis central.
  • Fibroepitelial: en ancianos se presenta en hipogastrio, región lumbar, muslo. Planos o sobreelevados de color de piel o eritematoso. Pronóstico más favorable.
  • Terebrante: es una forma ulcerada, destructora e invasiva, que penetra en los tejidos subyacentes.
  • Síndrome de carcinomas basocelulares: dominante, apareciendo en la adolescencia varios carcinomas basocelulares en áreas expuestas, a veces agresivos y con metástasis. Puede acompañarse de disqueratosis palmo-plantar, retraso mental, quistes dentígeros, de ovario y mesenterio, agenesia del cuerpo calloso, costillas bífidas…
  • Nevo lineal unilateral de células basales. Nódulos en forma zosteriforme, aparecen desde el nacimiento.
  • Síndrome de Bazex: carcinomas basocelulares múltiples en la cara, desde la adolescencia, anhidrosis e hipertricosis.

Tratamiento

Las recidivas ocurren en menos del 5% de los casaos. La modalidad depende del tamaño, localización y de la edad del paciente.

  • Electrocirugía o cauterización: útil en formas pequeñas superficiales, eficaz en la piel del ronco. No se puede realizar control histológico acerca de si el tumor ha sido extirpado.
  • Resección quirúrgica la forma más frecuente de tratamiento. Permite el estudio histológico de la totalidad de la lesión y de los bordes de resección.
  • Radioterapia: el tipo y la dosis ajustados según el tamaño y la localización.  Los tumores de párpados, nariz, sitios vecinos a orificios responden bien a los rayos X blandos. Está indicada en ancianos o personas en que se desestime la cirugía. No es eficaz en dorso de manos, pabellón auricular y piernas.
  • Criocirugía: congelación del parénquima del tumor con nitrógeno líquido. Contraindicada en enfermedades con hipersensibilidad al frío.
  • Quimiocirugía de Mohs: asegura la resección total del tumor. Fijación in situ del tejido con cloruro de zinc al 40%. Después de 3-4 horas se extirpa por planos con bisturí.
  • Modificación de la técnica de Mohs en tejido fresco: el tumor es extirpado sin prefijación, es cortado horizontalmente y examinado topográficamente. Está indicado en recidivas, en enfermedad de curso prolongado y en un crecimiento esclerodermiforme.
  • Quimioterapia: el 5-fluorouracilo ha tenido éxito para las queratosis, lesiones premalignas, síndromes de carcinomas múltiples, lesiones in situ, de forma paliativa. Otros: mostaza nitrogenada, metotrexato, bleomicina.
  • Retinoides: En basaliomatosis como profilaxis y tratamiento, en la enfermedad de Bowen, en el tratamiento previo con arsénico.

Cursos online recomendados

Otros artículos interesantes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.