Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Clasificación del traumatismo craneoencefálico

19 de febrero de 2021

La clasificación del traumatismo craneoencefálico puede ser según el nivel de conciencia, según la integridad de las meninges y según las lesiones producidas.

Clasificación del traumatismo craneoencefálico

Según el nivel de conciencia

  • TCE leve: Glasgow 14-15. Puede provocar cefalea, confusión y amnesia pasajera.
  • TCE moderado: Glasgow 9-13. Puede provocar estupor, mareo y cefalea. Requiere observación.
  • TCE grave: Glasgow 3-8. Puede provocar el coma, requiere ingreso en UCI con monitorización de la presión intracraneal, probable intervención quirúrgica y ventilación mecánica.

Según la integridad de las meninges

El traumatismo craneoencefálico puede ser abierto o cerrado según la integridad de la duramadre.

Si hay salida de líquido cefalorraquídeo se debe sospechar de TCE abierto. El líquido cefalorraquídeo puede salir a través de la herida craneal, la nariz, oídos o boca.

Según las lesiones:

  • Lesiones epicraneales de cuero cabelludo y tejidos blandos.
  • Fracturas craneales:
  • 1. Fracturas lineales no precisan tratamiento pero si observación.
  • 2.Fracturas de la bóveda con hundimiento: suele ser necesaria intervención quirúrgica.
  • 3.Fracturas de la base del cráneo. Se sospecha ante la salida de LCR o sangre por los oídos o nariz, equimosis retroauricular, equimosis periorbitaria, lesión de pares craneales o presencia de neumoencéfalo.
  • Hematoma extradural o epidural: consiste en una acumulación de sangre en los espacios extradural o epidural, normalmente por lesión de la arteria meníngea media o una de sus ramas. Suele provocar pérdida de consciencia  y deterioro neurológico.
  • Hematoma subdural. Acumulación de sangre en el interior de las meninges, entre la duramadre y la aracnoides. Los síntomas pueden tardar horas o días en aparecer. A veces pueden presentarse con síndrome confusional o ser asintomáticos. Normalmente requieren cirugía.
  • Hemorragia subaracnoidea: extravasación de sangre al espacio subaracnoideo.
  • Hematoma intraparenquimatoso: acumulación de sangre en el tejido cerebral. Requieren cirugía si son accesibles.
  • Conmoción cerebral. Provocan alteración postraumática del estado mental, que puede afectar a la memoria, atención y orientación.
  • Contusión cerebral: puede provocar edema, necrosis y hemorragias punteadas. Requieren observación y si aumenta la presión intracraneal o aparece deterioro neurológico será necesaria intervención quirúrgica.
  • Lesión axonal difusa: lesión en la unión córtico-subcortical, en el cuerpo calloso o en el tronco encefálico que ocasiona fragmentación y dilatación axonal. Puede provocar coma prolongado o estado vegetativo.
  • Edema cerebral: acumulación de líquido en el tejido cerebral y desplazamiento de estructuras vecinas.
  • Hernia cerebral: lesiones por desplazamiento de estructuras entre los diferentes compartimentos intracraneales provocadas por gradientes de presión.

Cursos online recomendados

Contenido adicional:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.