Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Cuidados de enfermería en desequilibrios ácido-base

15 de julio de 2021

Los cuidados de enfermería en desequilibrios ácido-base se basan en medidas generales, farmacológicas y los propios cuidados de enfermería.

Antes de entrar en los cuidados de enfermería, es necesario recordar:

  • Todas las células del organismo necesitan un pH ambiental constante
  • Para mantener el pH casi neutro los elementos ácidos y bases del organismo deben estar equilibrados.
  • El pH del plasma depende de la relación entre las concentraciones de ácido carbónico y bicarbonato.
  • El pH de una solución es la concentración negativa de los iones de hidrógeno.
  • El pH adecuado de los líquidos se conserva por la iluminación del bióxido de carbono por los pulmones, la excreción o retención de electrólitos por los riñones y la acción de varios sistemas amortiguadores.

Cuidados de enfermería en la acidosis metabólica

La intervención consiste en bloquear la fuente de producción de ácidos. La reposición de bicarbonato debe ser solo la necesaria para evitar riesgos. Administrar bicarbonato hasta aumentar el bicarbonato sérico a 10-12 mEq/L. Se recomienda administrar la mitad de lo calculado, inicialmente, y continuar con la corrección con futuras gasometrías, si la causa de la acidosis no se resuelve aún.

Cuidados de enfermería en acidosis metabólica:

  • Valorar los signos vitales. Se puede detectar hipotensión, por disminución de la contractibilidad miocárdica, aumento de la profundidad de la respiración y taquipnea a fin de eliminar CO2.
  • Valorar además de la hemogasometría, el nivel de potasio en sangre (suele acompañar a la acidosis metabólica la hiperpotasemia, como resultado de la salida de potasio fuera de la célula)
  • Valorar manifestaciones de depresión del SNC.
  • Monitorizar la actividad cardíaca para detectar la presencia de arritmias secundarias a la hiperpotasemia.
  • Administrar bicarbonato sódico según indicación.
  • Controlar la glicemia en pacientes diabéticos para detectar descompensación.

Cuidados de enfermería en alcalosis metabólica

La alcalosis metabólica no precisa tratamiento la mayoría de veces. Debe corregirse la causa subyacente y la depleción de volumen de potasio.

El reemplazamiento de cloro en forma de ClNa o ClK, es apropiado para el manejo de las alcalosis con cloro urinario bajo y estados de contracción de volumen (pérdidas de ClH por vómitos o aspiración gástrica)

Cuando existe una alcalosis metabólica severa, con sintomatología neurológica o lo bastante grave para producir hipoventilación, se debe administrar ClH endovenoso para disminuir la concentración plasmática de bicarbonato.

Cuidados de enfermería en la alcalosis metabólica:

  • Valorar función respiratoria (la respiración se deprime por acción compensadora)
  • Valorar el nivel de potasio en sangre (suele acompañar a la alcalosis metabólica la hipopotasemia, porque los hidrogeniones migran de las células al espacio extracelular en tanto que el potasio de este espacio penetra hacia el interior de la célula)
  • Valorar la aparición de calambres, espasmos y parestesias.
  • Administrar infusión de cloruro de sodio según indicación (para que los riñones los reabsorba y permita la excreción del exceso de bicarbonato, además, corregir la hipovolemia que hace que persista la alcalosis)
  • Administrar cloruro potasio según indicación.
  • Medir la presión venosa central (permite identificar la presencia de hipovolemia)
  • Evitar aspiraciones innecesarias del contenido gástrico
  • Valorar la presencia y características de vómitos y diarreas.
  • Monitorizar la actividad cardíaca para detectar la presencia de arritmias ventriculares en la alcalemia severa.

Cuidados de enfermería en la acidosis respiratoria

Intervención:

  • El objetivo principal es superar la hipo ventilación alveolar existente para conseguir la disminución de la PCO2 y revertir el factor desencadenante.
  • En los estados patológicos agudos se utilizará ventilación artificial si se observa un aumento progresivo de la PaCO2, o manifestaciones del sistema nervioso por hipercapnia.
  • En los EPOC, la conducta es más conservadora ya que toleran mejor.
  • En la acidosis respiratoria crónica la compensación renal es tan eficiente que no es necesario tratar el pH, la terapia debe estar dirigida a mejorar la ventilación alveolar, disminuir la PCO2 y elevar la PO2.
  • Si la PCO2 es corregida muy bruscamente, el paciente puede desarrollar alcalosis extracelular y del SNC.

Cuidados de enfermería en la acidosis respiratoria:

  • Valorar función respiratoria para detectar compromiso respiratorio
  • Aplicar medidas para mantener las vías respiratorias permeables
  • Valorar resultados de la hemogasometría y del ionograma en sangre.
  • Valorar presencia de alteraciones neurológicas (cefalea, visión borrosa, agitación, euforia, delirio y somnolencia).
  • Valorar función cardiovascular (detectar manifestaciones de insuficiencia cardiaca congestiva y edema agudo de pulmón)
  • Colocar al paciente en posición semi-sentado para mejorar la expansión torácica.
  • Administrar oxigeno con la concentración determinada por el nivel de hipoxemia.
  • Corregir los parámetros ventilatorios en pacientes con ventilación mecánica artificial.

Cuidados de enfermería en la alcalosis respiratoria

Normalmente el grado de alcalemia producido no es peligroso, pero cuando el pH está por encima de 7,60 la PaCO2  por debajo de 20 mmHg o existen arritmias o manifestaciones graves de hipocapnia del sistema nervioso, se debe empezar el tratamiento.

El objetivo es procurar que el paciente retenga CO2, respirando en una bolsa de papel o nylon. La administración de CO2 no está indicada pues perpetúa la hiperventilación.

Administrar oxigeno si la hiperventilación es por hipoxia. Cuando exista compromiso de la irrigación cerebral se aconseja relajación y sedación para aplicar soporte ventilatorio.

Cuidados de enfermería en alcalosis respiratoria:

  • Valorar función respiratoria
  • Valorar presencia de ansiedad, trastorno de la conducta, confusión, lipotimia y estados hipermetabólicos.
  • Valorar la aparición de parestesias, calambres, espasmos y síncope.
  • Indicar al paciente que ventile en una bolsa de plástico para retener CO2.
  • Valorar los resultados de la hemogasometría y el ionograma.
  • Administrar sedantes a pacientes con ansiedad según indicación.
  • Corregir los parámetros ventilatorios en pacientes con ventilación mecánica (disminuir FR)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.