Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Factor de necrosis tumoral e interleucina I

17 de marzo de 2021

El factor de necrosis tumoral (TNF)  y la interleucina I (IL-1) tienen funciones muy importantes en el reclutamiento de los leucocitos ya que fomentan la adhesión de los leucocitos al endotelio y su migración a través de los vasos.

Los macrófagos activados y las células dendríticas son los que producen estas citoquinas. El factor de necrosis tumoral también es producido por los linfocitos T y los mastocitos así como algunas células epiteliales producen también interleucina.

Los productos microbianos, los cuerpos extraños, las células necróticas y ciertos estímulos inflamatorios pueden estimular la secreción de factor de necrosis tumoral e interleucina.

La producción de TNF se induce por señales mediadas a través de TLR y otros sensores microbianos y la síntesis de IL-1 se estimula por las mismas señales, pero la generación de la forma con actividad biológica de esta citoquina depende del inflamasoma.

Acciones del factor de necrosis tumoral e interleucina

Las acciones del factor de necrosis tumoral y de la interleucina contribuyen a las reacciones locales y sistémicas de la inflamación. Los papeles más importantes de estas citoquinas en la inflamación son:

Activación endotelial

Tanto el TNF como la IL-1 actúan sobre el endotelio para inducir una serie de cambios que se denominan activación endotelial. Estos cambios incluyen un aumento de expresión de las moléculas de adhesión endotelial, sobre todo E-selectinas y P-selectinas y los ligandos para las integrinas leucocíticas, un aumento de producción de diversos mediadores, incluidas otras citoquinas y quimiocinas y eicosanoides y un aumento de la actividad procoagulante del endotelio.

Activación de los leucocitos y otras células

El TNF aumenta la respuesta de los neutrófilos frente a otros estímulos, como la endotoxina bacteriana, y estimula la actividad microbicida de los macrófagos.

La IL-1 activa la síntesis de colágeno por los fibroblastos y la proliferación de las células sinoviales y mesenquimatosas.

La IL-1 y la il-6 estimulan también la generación de un subtipo de linfocitos T colaboradores CD4+.

Respuesta de fase aguda sistémica

La IL-1 y el TNF inducen respuestas de fase aguda sistémicas asociadas a infecciones o lesiones. También están implicados en la patogenia del síndrome de respuesta inflamatoria sistémica que se debe a una infección bacteriana diseminada.

El TNF regula el equilibrio energético porque fomenta el catabolismo de los lípidos y las proteínas y suprime el apetito. La producción mantenida de TNF contribuye a la caquexia, pérdida de peso, atrofia muscular y anorexia.

Antagonistas del TNF

Los antagonistas del factor de necrosis tumoral han sido eficaces en el tratamiento de enfermedades inflamatorias crónicas, sobre todo artritis reumatoide, psoriasis y enfermedad inflamatoria intestinal.

Cursos online recomendados

Contenido adicional

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.