Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Factores de riesgo del cáncer de mama

28 de junio de 2021

A continuación recopilamos los factores de riesgo del cáncer de mama más reconocidos y que se sospecha que aumentan la probabilidad de cáncer de mama.

Género

Es más frecuente en mujeres que en hombres (1%).

Edad

La incidencia del cáncer de mama aumenta con la edad. La mayoría de casos se diagnostican en mujeres mayores de 40 años.

Antecedentes personales de cáncer

Un diagnóstico previo de cáncer de mama aumenta el riesgo de padecer un segundo tumor en la otra mama.

Los antecedentes de cáncer ovárico o endometrial se asocian también con un riesgo mayor de cáncer de mama.

Antecedentes familiares de cáncer

Las mujeres con un antecedente familiar de cáncer de mama en un pariente de primer grado tienen mayor riesgo de padecer cáncer de mama. Este riesgo aumenta más si la madre y la hija han padecido cáncer de mama y alcanza su máximo valor cuando se presenta antes de la menopausia y es bilateral.

En algunas familias es posible que la aparición por grupos de cáncer de mama se deba solo al azar o quizá a interacciones entre factores ambientales, culturales o socioeconómicos compartidos.

También influye la genética. Las características clínicas de un cáncer de mama hereditario incluyen el diagnóstico a una edad precoz, aparición bilateral, varios familiares afectados durante tres o más generaciones y el desarrollo de cáncer en otras localizaciones (colon, ovarios o útero).

En 1990 se descubrió el gen supresor tumoral p53 en el brazo corto del cromosoma 17. Se encuentran mutaciones de este gen supresor tumoral en pacientes con el síndrome familiar Li-Fraumeni, un síndrome asociado con alta incidencia familiar de cáncer, incluido el de mama.

En 1994 se aisló el gen supresor tumoral BRCA1 en el brazo largo del cromosoma 17. Las mujeres portadoras de una mutación de este gen tienen un gran riesgo de padecer cáncer de mama o de ovario. En este mismo año, se localizó el segundo gen supresor tumoral, el BRCA2, en el brazo largo del cromosoma 13. Parece ser que las mutaciones del BRCA2 confieren un alto riesgo de cáncer de mama pero no un riesgo para el cáncer de ovario tan alto como el BRCA1.

El riesgo de sufrir cáncer de mama antes de los 80 años en pacientes portadoras de cualquier mutación, puede alcanzar el 87%.

Menarquia precoz y menopausia tardía

La menarquia precoz (antes de los 12 años) y la menopausia tardía (después de los 50 años) se asocian con mayor riesgo de cáncer de mama. Los estudios también han demostrado que el riesgo también aumenta a medida que el intervalo entre la menarquia y la menopausia se prolonga.

Parece ser que los ciclos ovulatorios regulares con exposición acumulativa a los estrógenos son el principal determinante de este riesgo. Cuanto mayor sea el número de años de actividad menstrual, mayor será el riesgo de cáncer de mama.

La exposición de las glándulas mamarias a los estrógenos parece ser el factor más determinante, aunque el papel de otras hormonas y metabolitos circulantes, como el estradiol, la progesterona y la prolactina también es importante.

Historia reproductiva

El hecho de no tener hijos o el primer embarazo a término después de los treinta años incrementa el riesgo de cáncer de mama en la mujer. El riesgo relativo es mayor en las mujeres que retrasan la concepción que en las nulíparas.

Se ha demostrado que la concepción a una edad precoz tiene un efecto protector. Se desconoce el mecanismo subyacente, pero es probable que se deba a cambios en el tejido mamario o a las hormonas que lo hacen menos susceptible a los tumores.

Obesidad

La obesidad se asocia con un mayor riesgo de cáncer de mama en las mujeres posmenopáusicas. El exceso de tejido adiposo es rico en la enzima necesaria para obtener estrona y estradiol a partir de sus precursores. En consecuencia, las mujeres obesas pueden tener niveles más altos de estrógenos circulantes que pueden afectar células cancerosas en la mama dependientes de las hormonas.

Además, se ha demostrado que la obesidad se relaciona con niveles más bajos de globulina fijadora de las hormonas sexuales, la cual fija el estradiol y podría prevenir la estimulación de las células cancerosas de mama.

Exposición a la radiación

Se ha observado una incidencia de cáncer de mama superior en las mujeres expuestas a radiación ionizante para el tratamiento de tuberculosis o mastitis posparto o en las supervivientes de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki.

Las mamografías de dosis bajas disponibles en la actualidad, hace casi insignificante el riesgo por exposición a la radiación.

Hormonas exógenas

Se han realizado numerosos estudios para evaluar el riesgo asociado con el uso de anticonceptivos orales y terapia de reposición de estrógenos, pero casi ninguno ha demostrado un mayor riesgo en la mayoría de mujeres.

Algunas investigaciones han sugerido un mayor riesgo asociado con el comienzo precoz de su uso y el empleo a largo plazo (más de seis años).

Consumo de alcohol

Diversos estudios han demostrado un aumento ligero en el riesgo asociado con el consumo de alcohol. La edad en la que se empieza a beber, el volumen y la duración influyen en el riesgo por consumo de alcohol.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.