Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Hipocalemia (déficit de potasio)

25 de abril de 2022

La hipocalemia supone una concentración sérica de potasio inferior a 3.5 mEq/L (35 mmol/L) y suele indicar insuficiencia de las reservas totales de potasio. No obstante, también puede presentarse en pacientes con reservas normales de potasio pero que presenten alcalosis, ya que tiene lugar un desplazamiento temporal de potasio sérico hacia el interior de las células.

Fisiopatología de la hipocalemia

Los diuréticos perdedores de potasio, como los tiazídicos y de asa, pueden dar lugar a hipocalemia. Otros medicamentos que pueden provocar hipocalemia son los corticoesteroides, la penicilina sódica y la anfotericina B.

La pérdida intestinal de potasio es otra de las causas de hipocalemia. Los vómitos y la aspiración gástrica muchas veces conducen a hipocalemia porque el potasio se elimina cuando se pierden secreciones gástricas y a través de los riñones en respuesta a la alcalosis metabólica.

La pérdida de potasio también puede producirse con la aspiración intestinal prolongada, una ileostomía reciente y el adenoma velloso.

Las alteraciones del equilibrio acidobásico tienen un efecto importante en la distribución de potasio por los movimientos de los iones de hidrógeno y potasio entre las células y el líquido extracelular. Las alcalosis respiratoria o metabólica favorecen el desplazamiento transcelular de potasio y pueden tener un efecto variable sobre el potasio sérico.

El hiperaldosteronismo intensifica la pérdida renal de potasio y puede conducir a insuficiencia grave de potasio. El hiperaldosteronismo primario se observa en pacientes con adenomas suprarrenales. El hiperaldosteronismo secundario se presenta en personas con cirrosis, síndrome nefrótico, insuficiencia cardíaca o hipertensión maligna.

Debido a que la insulina favorece el ingreso del potasio a las células del músculo esquelético y hepáticas, las personas con hipersecreción persistente de insulina pueden padecer hipocalemia.

Los pacientes que no llevan una dieta normal durante un periodo prolongado se encuentran en riesgo de hipocalemia. Esta complicación puede ocurrir en ancianos debilitados, alcohólicos y personas con anorexia nerviosa, así como bulímica.

Manifestaciones clínicas de la hipocalemia

La insuficiencia de potasio puede inducir anomalías fisiológicas generales. La hipocalemia intensa puede causar la muerte por paro cardíaco o respiratorio.

Los signos clínicos se presentan cuando la concentración sérica de potasio disminuye a menos de 3 mEq/L. Si es prolongada, la hipocalemia puede conducir a incapacidad renal para concentrar orina, causando formación de orina diluida y sed excesiva. La disminución de potasio suprime la liberación de insulina e induce intolerancia a la glucosa.

Los síntomas son:

  • fatiga
  • anorexia
  • náuseas y vómitos
  • debilidad muscular
  • poliuria
  • disminución de la motilidad intestinal
  • asistolia
  • fibrilación ventricular
  • parestesias
  • calambres en piernas
  • disminución de la tensión arterial
  • distensión abdominal
  • hioprreflexia
  • ECG: ondas T planas, ondas U prominentes, depresión de segmento ST, intervalo PR prolongado.

Tratamiento de la hipocalemia

Si la hipocalemia no puede prevenirse con aumento de la ingesta de potasio en la dieta o mediante suplementos, se trata con restitución intravenosa.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.