Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Incompatibilidad entre medicamentos por vía intravenosa

13 de marzo de 2022

La incompatibilidad entre medicamentos por vía intravenosa es un problema frecuente pero evitable cuando se tienen los conocimientos.

El termino inestabilidad se aplica a aquellas reacciones químicas irreversibles que generan un nuevo producto que puede ser inefectivo terapéuticamente. Un ejemplo sería la oxidación y la hidrólisis de los fármacos.

La incompatibilidad se refiere a fenómenos fisicoquímicos que pueden ser dependientes de la concentración o del equilibrio ácido-base, que producen un cambio en el estado fisicoquímico de la sustancia.

A veces la incompatibilidad puede ser visual, provocando cambios visibles como la turbidez, precipitación o cambios en el color o la viscosidad pero hay otras incompatibilidades que no son visibles.

 Tipos de Incompatibilidad entre medicamentos por vía intravenosa más frecuentes

La mayoría de incompatibilidades se clasifican como físicas o químicas. En general están relacionadas con alteraciones en la solubilidad o con interacciones con el container.

Un fármaco se mantiene disuelto mientras la concentración sea inferior al punto de saturación. Una solución sobresaturada precipita, pero esta precipitación puede no ser inmediata. Son ejemplos el etopósido, el tenipósido y el cotrimoxazol.

Hay algunos fármacos que son pobremente solubles en agua y que para poder solubilizarse y que no precipiten, es necesario que estén formulados con cosolventes como el alcohol, propilenglicol o polietilenglicol. Son ejemplos la digoxina, trimetoprim-sulfametoxazol, fenitoína, etopósido, tenipósido y diazepam.

Otro ejemplo de precipitación de fármacos es la que aparece en aquellos con un peso molecular muy grande, como los aminoglucósidos o la heparina. Al estar constituidos por moléculas grandes y poco solubles en agua, pueden precipitar cuando la concentración aumenta mínimamente.

Si el fármaco es un ácido y/o una base débil, su solubilidad está relacionada con el pH, ya que normalmente la sal es la forma ionizada y es la forma soluble. Los fármacos que son ácidos débiles como la fenitoína, los barbituratos, el metotrexato, etc, necesitan un pH básico para solubilizarse. Si el pH disminuye puede aparecer precipitación.

La precipitación también puede aparecer en caso de formación de sales insolubles como por ejemplo, la precipitación de calcio-fosfato dentro de una nutrición parenteral total.

Hay otro tipo de incompatibilidad fisica que es debida al fenómeno de adsorción (la pérdida significativa de fármaco como consecuencia de la adherencia al material, container, equipo, etc. Son ejemplos la warfarina, diazepam, nitroglicerina, vitamina A, ciclosporina, insulina y tacrolimús. Es más frecuente con containers de PVC y con fármacos muy liposolubles.

En cuanto a la incompatibilidad química, son tipicos los procesos de hidrólisis y de oxidación/reducción. A veces estos fenómenos provocan cambio en el color o la formación de gas y en otros casos no es visible.

La hidrólisis se produce cuando el agua ataca la molécula, rompe enlaces y provoca cambios moleculares. Los ésteres se convierten en ácidos y alcoholes, y las amidas, en ácidos y aminas. Las sales fosfatadas pasan a ser ácido fosfórico.

Las reacciones de oxidación o de reducción son reacciones que producen cambios en la composición de los electrones de una molécula. La oxidación comporta una pérdida de electrones que puede venir provocada por el oxígeno o por la asociación con otras moléculas. Un ejemplo es la adrenalina, que para evitar este fenómeno, el preparado se conserva en una atmósfera inerte con nitrógeno y sustancias antioxidantes.

También pueden aparecer reacciones de reducción (ganancia de electrones). Son más frecuentes en fármacos beta-lactámicos y con el cisplatino.

Otro efecto químico que puede aparecer es la fotodegradación: cuando la radiación o la energía solares permiten la acumulación de energía suficiente para llevar a cabo reacciones de oxidación o de hidrólisis. Los fármacos como la anfotericina B, nitroprusiato, furosemida, doxorrubicina, dacarbacina y vitamina A se regradan con la luz.

Normas generales

  • Los medicamentos liofilizados deben diluirse con su disolvente.
  • La dilución o no del fármaco y el tipo de suero empleado dependen de cada fármaco, así como de la concentración final.
  • La velocidad de administración depende de la estabilidad y de otros factores relacionados con la toxicidad, por ejemplo, la fenitoína ha de administrarse en bolo porque sino precipita.

Cursos online recomendados

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.