Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Leucemia neutrofílica crónica

15 de noviembre de 2021

La leucemia neutrofílica crónica es un trastorno mieloproliferativo crónico clonal. Se presenta como una leucocitosis neutrofílica madura sostenida, ausencia de monocitosis en sangre periférica, basofilia y eosinofilia y un recuento de plaquetas normal.

Las manifestaciones clínicas son hepatoesplenomegalia, elevación de la fosfatasa alcalina leucocitaria, concentración de vitamina B12 elevada y de ácido úrico en suero. La médula ósea presenta hiperplasia granulocítica sin evidencia de displasia o fribrosis de reticulina.

La mayoría de casos de leucemia neutrofílica crónica tienen un mal pronóstico, con una supervivencia media inferior a tres años ya que hay pocos tratamientos disponibles y la enfermedad suele ser resistente a ellos. El tratamiento se basa en fármacos como hidroxiurea oral, busulfan y 6-tioguanina.

La mayoría de pacientes con leucemia neutrofílica crónica tienen alrededor de 60 años y la distribución por sexos es casi igual.

Síntomas de la leucemia neutrofílica crónica

Muchos pacientes son asintomáticos en el momento del diagnóstico y en algunos pacientes el síntoma mayoritario es la fatiga. Algunos pacientes presentan pérdida de peso, dolor de huesos, gota, prurito y sudores nocturnos.

En algunos casos se ha visto mayor incidencia de diátesis hemorrágica y sangrado de mucosas que podría ser debido a la trombocitopenia y la infiltración de la pared vascular por los leucocitos neoplásicos.

El hallazgo más frecuente en el examen físico es la esplenomegalia y en algunos casos también hepatomegalia.

Las características clínicas de la leucemia neutrofílica crónica son hepatoesplenomegalia, leucocitosis neutrofílica persistente con desviación a la izquierda, que a menudo se caracteriza por granulación tóxica y cuerpos de Döhle, y los niveles elevados de fosfatasa alcalina y de vitamina B12.

La aceleración de la enfermedad se caracteriza por neutrofilia refractaria, empeoramiento de la organomegalia y la transformación blástica.

Las causas de muerte más frecuentes son la hemorragia intracraneal, enfermedad progresiva, transformación blástica y la toxicidad por quimioterapia.

Cursos online recomendados

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.