Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Manejo de la alergia alimentaria

20 de febrero de 2021

La alergia alimentaria es una respuesta exagerada del organismo ante una sustancia que es bien tolerada por el resto de la gente.

Las manifestaciones alérgicas afectan sobre todo a:

  • Sistema respiratorio, causando edema de glotis, lengua y paladar, broncospasmo y rinitis.
  • Sistema digestivo, causando náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea.
  • Piel, causando urticaria, rash y prurito.

En la alergia alimentaria, el alérgeno es un alimento y puede causar la reacción por ingestión, contacto o inhalación.

Variantes de la alergia alimentaria

Intolerancia a los alimentos

Consiste en una intolerancia alimentaria en la que no se puede demostrar una reacción alérgica mediante análisis y pruebas.

Las intolerancias más habituales son al gluten, la lactosa, proteínas de la leche de vaca y fructosa.

Se puede clasificar en:

  • Reacciones farmacológicas: dependen del efecto de las aminas vasoactivas de los alimentos, las cuales pueden desencadenar reacciones gastrointestinales y neurálgicas: histamina, tiramina, feniletilamina, serotonina y metilxantinas.
  • Reacciones enzimáticas: provocadas por defecto enzimático, como por ejemplo la deficiencia de lactasa, que causa intolerancia a la lactosa.
  • Reacciones indeterminadas: reacciones adversas a aditivos.

Etiología

Las alergias más frecuentes son a la fruta, leche, huevo, cereales, carne, pescado, marisco, frutos secos y soya. Las reacciones alérgicas pueden ser:

  • Tipo III: por complejos antígenos de anticuerpos con consumo de complemento.
  • Tipo IV: mediada por linfocitos.

Síntomas de la alergia

  • Vómitos
  • malabsorción
  • diarrea
  • angioedema
  • dolor abdominal
  • hemorragia intestinal
  • proctalgia
  • enterocolitis
  • colitis ulcerosa
  • urticaria
  • dermatitis herpetiforme
  • seborrea
  • dermatitis de contacto
  • dermatitis atópica
  • eczema perianal
  • púrpura
  • tos espasmódica
  • obstrucción de la vía aérea
  • cistitis
  • asma
  • neumonía
  • rinitis
  • anemia
  • hemosiderosis pulmonar
  • trombocitopenia
  • hipoproteinemia
  • shock anafiláctico
  • enuresis
  • fiebre

Tipos de alergias alimentarias

Alergia a las proteínas de la leche de vaca

Causas:

  • Déficit enzimático intestinal (intolerancia a la lactosa)
  • Sensibilidad a las proteínas de la leche: beta lactoglobulinas, alfa lactoalbúmina, caseína o proteínas séricas bovinas.

Factores predisponentes:

  • Sobrealimentación láctea en la embarazada
  • Lactancia artificial
  • Mayor superficie de absorción en el intestino del lactante.
  • Si hay diarrea prolongada, puede haber sensibilización secundaria a las proteínas de la leche al pasar por la barrera digestiva dañada y llegar al medio interno insuficientemente desdobladas.
  • Posible administración de leche cruda en los primeros meses de vida.

Diagnóstico

  • Pruebas cutáneas
  • Determinación de niveles de IgE
  • Hemoaglutinación pasiva
  • Test de transformación linfoblástica
  • Radioinmunoensayo
  • Prueba de eliminación y provocación

Alergia a la proteína de la soya

Su aparición es brusca (shock) aunque también puede presentar síntomas tardíos como diarrea y malabsorción.

Alergia a los cereales

La alergia a los cereales provoca síntomas cutáneos y en otras localizaciones. Los más problemáticos son el trigo y el maiz.

Sensibilidad al huevo

En la albúmina o clara los principales componentes son:

  • Ovoalbúmina
  • Conalbúmina
  • Globulinas
  • Glicoproteínas

La sensibilidad suele ser a la albúmina cruda. La reacción suele ser grave y suficiente con solo pequeñas porciones adheridas a la yema.

Sensibilidad a las carnes

Las carnes que provocan más alergias alimentarias son la de pollo, caballo y ternera. Hay mucha sensibilidad a las carnes de pescado y mariscos.

Sensibilidad a las frutas

Los más frecuentes son el plátano, cítricos, fresas, melocotones, albaricoques y melón.

Intolerancia a la fructosa

Es debido a la ausencia de una enzima que participa en la hidrólisis de la fructosa. Será necesario retirar de la dieta la fructosa, la sacaraosa y el sorbitol.

Sensibilidad a las legumbres

Sobre todo en judías y con menos frecuencia garbanzos y lentejas.

Sensibilidad a los vegetales

Tomates, cebollas y ajos con más frecuencia.

Sensibilidad a las especies

Canela, clavo, vainilla y mostaza.

Sensibilidad a los dulces

Chocolate, miel, frutos secos oleaginosos…

Sensibilidad a los colorantes y conservantes

Tartracina, amaranto, eosina, ácido carnímico, benzoato de sodio, salicilatos, estabilizantes y espesantes.

Cursos online recomendados:


Contenido adicional:

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.