Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Nervios craneales

8 de abril de 2022

Todos los nervios craneales, excepto el nervio olfatorio, están dispuestos en pares por lo que se les denomina pares craneales.

Nervio olfatorio

El nervio craneal I o nervio olfatorio es de tipo sensitivo y se encarga de transmitir señales olfativas al cerebro. Las terminaciones periféricas de las neuronas sensitivas primarias, se encuentran en el epitelio olfatorio en la parte superior de la cavidad nasal.

Las neuronas olfatorias son de tipo bipolar y sus proyecciones centrales cruzan la línea cribiforme del hueso etmoides uniéndose para formar el nervio craneal I que es el más corto de los pares craneales y solo se extiende desde el epitelio olfatorio hasta el bulbo olfatorio en la fosa anterior del cráneo.

Los traumatismos craneoencefálicos, tumores y enfermedades nasales pueden lesionar el nervio olfatorio provocando la pérdida del sentido del olfato o su disminución.

Este nervio se evalúa haciendo que el paciente con los ojos cerrados huela una sustancia reconocible y que la identifique.

Nervio óptico

El nervio craneal II o nervio óptico es sensitivo. Los axones de las células ganglionares de la capa más interna de la retina se agregan y salen del globo ocular por el disco óptico. El nervio se dirige en sentido posterior por la cavidad ocular cruzando la base del cráneo por el agujero óptico. La porción intracraneal del nervio óptico es más larga que la extracraneal.

La hipertensión intracraneal puede causar una elevación del disco óptico denominada papiledema. Esto se debe a que en la mayor parte de su trayectoria el nervio óptico está envuelto en meninges y por lo tanto la presión intracraneal lo afecta.

El nervio óptico se valora evaluando la parte sensitiva del reflejo pupilar a la luz y con el uso de pruebas de agudeza visual y el examen del campo visual.

Nervio oculomotor

También se conoce como el motor ocular común o nervio craneal III. Es un nervio mixto con funciones motoras. Las neuronas de este nervio nacen del mesencéfalo y siguen una trayectoria anterior cruzando la fisura orbitaria superior. Aquí el nervio se divide formando una porción superior y otra inferior.

La primera inerva a los músculos elevador del párpado y recto superior. La segunda inerva a los músculos recto inferior, recto medial y oblicuo inferior.

El nervio oculomotor también tiene eferencias autonómicas parasimpáticas hacia el ganglio ciliar, las neuronas posganglionares inervan a los músculos ciliares y músculo esfínter de la pupila. Los músculos ciliares ayudan a acomodar el grosor del cristalino para ajustar la visión a objetos cercanos o lejanos. El esfínter de la pupila regula el paso de la luz al globo ocular.

Las lesiones del nervio oculomotor producen incapacidad de realizar los movimientos oculares de manera adecuada. En reposo, el globo ocular se desvía hacia afuera y hacia abajo generando diplopía. Además, la pupila se encuentra dilatada y sin respuesta a la luz y el párpado caído.

El nervio oculomotor se evalúa con los movimientos oculares y con la elevación del componente eferente motor del reflejo pupilar.

Nervio troclear

El nervio craneal IV o nervio troclear es predominantemente motor. Es el más pequeño de los nervios craneales y el único en surgir de la cara posterior del tallo encefálico. En su nacimiento el nervio troclear rodea el mesencéfalo y sigue en dirección anterior cruzando por la fisura orbitaria superior y continúa hasta el músculo oblicuo superior.

Las lesiones de este nervio se acompañan de la incapacidad de dirigir el ojo hacia abajo y hacia afuera. En reposo el ojo se desvía levemente hacia arriba, lo que produce diplopía. Se estudia a través de los movimientos oculares.

Nervio trigémino

El nervio craneal V o nervio trigémino es el más grueso de los nervios craneales. Es mixto, aunque la principal función es sensitiva. Las neuronas aferentes primarias sensitivas del nervio trigémino se situan en el ganglio del trigémino, ubicado en la región petrosa del hueso temporal. Estas neuronas tienen proyecciones periféricas y proyecciones centrales. Las primeras se dividen en tres ramas principales: porción oftálmica, porción maxilar y porción mandibular.

El nervio trigémino transmite toda la información de  las modalidades sensitivas de la cara. La rama V1 se encarga de las sensaciones de la frente, ojos y nariz. La rama V2 del párpado inferior, dientes, encías superiores, mucosa palatina y amígdalas. La rama V3 de los dientes, encías inferiores, mandíbula y algunas porciones del oído.

Por otra parte, las proyecciones centrales se dirigen hacia la porción anterior media del puente, donde entran al tallo encefálico. Además de la función sensitiva, el nervio trigémino tiene una pequeña rama motora visceral en V2 que inerva a las glándulas lagrimales y nasales y una rama motora somática en V3 que inerva a los músculos de la masticación, tensor del tímpano y tensor del velo del paladar.

Varias enfermedades pueden afectar al nervio trigémino, entre ellas la neuralgia del trigémino, una enfermedad crónica que produce un intenso dolor facial ocasionado por compresión del nervio trigémino en su entrada al tallo cerebral.

Este nervio se estudia a través de la estimulación de la sensibilidad de la cara a estímulos táctiles dolorosos y no dolorosos.

Nervio abductor

El nervio craneal VI o nervio abductor es predominantemente motor. Los axones de las neuronas del nervio abductor salen del puente y entran a la órbita a través de la fisura orbitaria superior y dentro de la órbita inerva al músculo recto lateral.

Los aneurismas, tumores e infartos pueden afectar al nervio abductor provocando la incapacidad para abducir el ojo, de modo que en reposo el ojo se desvía de manera medial produciendo diplopía. Se estudia mediante la evaluación de los movimientos oculares.

Nervio facial

El nervio craneal VII o nervio facial es mixto. La rama principal es motora y una de menor tamaño es sensitivo. Los axones del nervio facial salen del puente y siguen una trayectoria a través del meato acústico interno de la porción petrosa del hueso temporal. En el mismo hueso, el nervio facial entra en el canal facial, lugar donde se forma el ganglio geniculado antes de salir del cráneo el nervio facial genera ramas que se dirigen al músculo estapedio del oído medio, ramas sensitivas que se dirigen hacia la lengua y ramas autonómicas que inervan las glándulas mucosas y lagrimales.

El nervio facial sale del cráneo a través del foramen estilomastoideo. Las fibras motoras se distribuyen en distintas regiones de la cara para inervar a los músculos de la expresión facial, músculos auriculares, músculo digástrico y estilohioideo. Los cuerpos de las neuronas sensitivas aferentes primarias se encuentran en el ganglio geniculado, sus proyecciones periféricas se dirigen hacia las dos terceras partes anteriores de la lengua y sirven al sentido del gusto, mientras que las proyecciones centrales entran al puente.

La disfunción del nervio facial es frecuente y genera debilidad o parálisis facial. Si la lesión es intracraneal, la parálisis facial se acompaña de pérdida del sentido del gusto en los dos tercios anteriores de la lengua y la disminución del lagrimeo ipsilateral. Si la lesión es extracraneal, se genera parálisis de distintos músculos faciales dependiendo del sitio de lesión del nervio.

Nervio vestibulococlear

El nervio vestibulococlear o nervio craneal VIII es sensitivo. Tiene dos componentes principales uno vestibular que participa en el equilibrio y otro coclear que transmite información auditiva.

Los cuerpos neuronales de ambos componentes están en ganglios distintos. Las neuronas vestibulares se encuentran en el ganglio vestibular ubicado en el meato auditivo interno. Las terminaciones sensitivas vestibulares de dirigen hacia el oído interno, a los conductos semicirculares y a los órganos otolíticos. Las neuronas cocleares se encuentran en el ganglio espiral en la coclea y los axones periféricos terminan en el órgano de Corti en el oído interno.

El nervio vesibulococlear puede dañarse después de traumatismos craneoencefálicos severos y en lesiones que ocupen el ángulo pontocerebeloso. El daño de este nervio provoca hipoacusia, sordera y vértigo. Clínicamente se evalúa a través del sentido de la audición con un diapasón y pruebas de equilibrio.

Nervio glosofaríngeo

El nervio glosofaríngeo o nervio craneal IX es de tipo mixto. Nace de la médula oblongada y abandona el cráneo a través del foramen yugular en donde se ramifica el nervio timpánico. En su primera porción extracraneal, se encuentran los ganglios petrosos superior e inferior en donde residen los cuerpos celulares de las neuronas sensitivas.

Distal a los ganglios, el nervio glosofaríngeo baja a través del cuello en una posición anterior a la carótida interna. La rama sensitiva inerva el oído medio, trompa de Eustaquio, faringe, amígdalas y tercio posterior de la lengua. En la lengua, el nervio glosofaríngeo transduce información sensitiva general y también el gusto.

Una rama sensitiva descendente inerva al seno carotídeo y como estructura es un sensor de la presión arterial y permita su regulación a través de circuitos de retroalimentación negativa. La pequeña rama motora del nervio glosofaríngeo inerva al músculo estilofaríngeo que participa en la deglución. Las fibras autonómicas parasimpáticas inervan a la glándula parótida.

El nervio glosofaríngeo no se daña de forma aislada y cuando lo hace produce manifestaciones clínicas poco notorias como disminución del reflejo nauseoso. Muchas veces se daña con el nervio vago provocando disfagia y disartria. El nervio glosofaríngeo se explora valorando el reflejo nauseoso tocando con un depresor lingual la faringe.

Nervio vago

El nervio vago o craneal X es de tipo mixto. Nace de la médula oblongada y tiene el trayecto más largo de todos los nervios craneales. Emerge de la cavidad craneana a través del foramen yugular con el nervio IX y XI. De la porción extracraneal proximal nace la rama sensitiva que inerva el oído y conducto auditivo externo. El nervio vago desciende por el cuello con la arteria carótida común y la vena yugular interna. A este nivel, se generan varias ramas entre las que destacan el nervio laríngeo superior, el nervio laríngeo recurrente y las ramas faríngeas.

Después el nervio vago entra al tórax formando el plexo esofágico y dejando ramas que inervan el corazón. Por último, entra al abdomen a través del hiato esofágico e inerva al estómago, intestino delgado y al intestino grueso hasta el colon transverso.

El nervio vago proporciona inervación autonómica parasimpática a los órganos torácicos y abdominales.

Las lesiones de este nervio son poco comunes. El síntoma principal es la ronquera por compromiso del nervio laríngeo recurrente. Si la lesión se localiza en la porción proximal del nervio, presentan disfagia y disartria. Además, se puede observar desviación de la úvula hacia el lado no dañado.

Este nervio se explora mediante la evaluación del reflejo nauseoso y observación de la desviación de la úvula.

Nervio accesorio

El nervio accesorio o craneal XI es un nervio motor diferente al resto porque tiene dos componentes: uno craneal y otro extracraneal. El primero es un nervio craneal real, pero surge de la médula oblongada. El segundo nace de los dos primeros segmentos de la médula espinal.

Una de las ramas del componente espinal asciende y entra al cráneo a través del foramen magno para unirse al componente craneal, después ambos nervios se unen al vago y siguen su trayecto.

La rama espinal descendente es la más importante porque inerva a los músculos del trapecio y esternocleidomastoideo. La inervación motora del trapecio participa en la abducción del brazo elevando la escápula.

Debido a su trayecto superficial es frecuente la lesión del componente espinal del nervio accesorio lo que provoca atrofia de los músculos inervados y debilidad para girar el cuello y encoger el hombro. Este nervio se explora pidiendo al paciente que haga estos movimientos.

Nervio hipogloso

El nervio hipogloso o nervio craneal XII es de tipo motor y surge de la médula oblongada y sale del cráneo a través del canal del hipogloso. Se extiende de forma descendente por detrás de la mandíbula e inerva a la mayoría de los músculos extrínsecos e intrínsecos de la lengua.

Las lesiones de este nervio pueden producirse por traumatismos o cáncer de cabeza y cuello. Las lesiones producen atrofia y disminución del movimiento de la lengua, disfagia y disartria. Cuando el paciente saca la lengua se desvía hacia el lado lesionado.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.