Saltar al contenido
Seremos enfermeros

NIC 4030 Administración de hemoderivados

17 de marzo de 2021

NIC 4030 Administración de hemoderivados: administración de sangre o hemoderivados y monitorización de la respuesta del paciente.

Actividades NIC 4030 Administración de hemoderivados

  • Verificar las órdenes del médico.
  • Obtener la historia de transfusiones del paciente.
  • Obtener o comprobar el consentimiento informado del paciente.
  • Verificar que el hemoderivado se ha preparado y clasificado, que se ha determinado el grupo y que se han realizado las pruebas cruzadas (si corresponde) para el receptor.
  • Verificar que sea correcto el paciente, el grupo sanguíneo, el grupo Rh, el número de unidad y la fecha de caducidad, y registrar según el protocolo del centro.
  • Enseñar al paciente los signos y síntomas de una reacción transfusional (prurito, mareo, disnea y dolor torácico).
  • Acoplar el sistema de administración con el filtro adecuado para el hemoderivado y el estado inmunitario del receptor.
  • Cebar el sistema de administración con solución salina isotónica.
  • Preparar una bomba i.v. aprobada para la administración del hemoderivado, si se indica.
  • Realizar una venopunción con la técnica apropiada.
  • Evitar la transfusión de más de una unidad de sangre o hemoderivado cada vez, a menos que sea necesario debido al estado del receptor.
  • Monitorizar el sitio de punción i.v. para ver si hay signos de infiltración, flebitis e infección local.
  • Monitorizar los signos vitales (p. ej., estado basal, durante y después de la transfusión).
  • Monitorizar la aparición de reacciones transfusionales.
  • Monitorizar una posible sobrecarga de líquidos.
  • Monitorizar y regular el flujo durante la transfusión.
  • No administrar medicamentos o líquidos por vía i.v. (salvo solución salina isotónica) en las vías de administración de sangre o del hemoderivado.
  • No transfundir productos que hayan estado sin refrigeración controlada durante más de 4 horas.
  • Cambiar el filtro y el equipo de administración al menos cada 4 horas.
  • Administrar solución salina cuando la transfusión haya terminado.
  • Registrar la duración de la transfusión.
  • Registrar el volumen transfundido.
  • Detener la transfusión si se producen reacciones sanguíneas y mantener las venas permeables con solución salina.
  • Obtener muestras de sangre y la primera muestra de orina emitida después de una reacción transfusional.
  • Coordinar la devolución del recipiente de sangre al laboratorio después de una reacción sanguínea.
  • En caso de reacción sanguínea, notificarlo inmediatamente al laboratorio.
  • Aplicar precauciones universales.

Cursos online recomendados:

Contenido relacionado:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.