Saltar al contenido
Seremos enfermeros

NIC 4470 Ayuda en la modificación de sí mismo

6 de agosto de 2022

Definición NIC 4470 Ayuda en la modificación de sí mismo: Reafirmación del cambio autodirigido puesto en marcha por el paciente para conseguir metas personales importantes.

Actividades NIC 4470 Ayuda en la modificación de sí mismo:

Animar al paciente a examinar los valores y creencias personales y la satisfacción con ellos.

Valorar las razones del paciente para desear cambiar.

Ayudar al paciente a identificar una meta de cambio específica.

Ayudar al paciente a identificar las conductas diana que deban ser cambiadas para conseguir la meta deseada.

Ayudar al paciente a identificar los efectos de las conductas diana sobre sus entornos social y ambiental.

Valorar el nivel de conocimiento y habilidad actual del paciente en relación con el cambio deseado.

Ayudar al paciente a identificar las etapas del cambio: precontemplación, contemplación, preparación, acción, mantenimiento y terminación.

Valorar el ambiente social y físico del paciente para determinar el grado de apoyo de las conductas deseadas.

Explorar con el paciente las barreras potenciales al cambio de conducta.

Identificar con el paciente las estrategias más efectivas para el cambio de conducta.

Explicar al paciente la importancia de la automonitorización en el intento de cambiar la conducta.

Ayudar al paciente a identificar la frecuencia con la que se producen las conductas específicas.

Ayudar al paciente a desarrollar una hoja de codificación fácil de utilizar que ayude en el registro de conductas (puede ser un
gráfico o una tabla).

Enseñar al paciente a registrar la incidencia de las conductas durante al menos 3 días, hasta 2 o 3 semanas.

Animar al paciente a identificar refuerzos/recompensas adecuadas, que tengan sentido.

Animar al paciente a elegir un refuerzo/recompensa que sea lo suficientemente significativa como para mantener la conducta.

Ayudar al paciente a desarrollar una lista de recompensas de valor extrínseco e intrínseco.

Animar al paciente a comenzar con recompensas extrínsecas y progresar hacia las recompensas intrínsecas.

Explicar al paciente que la lista de recompensas incluye la manera en la que el cuidador, la familia o los amigos pueden ayudar al paciente en el cambio de conducta.

Ayudar al paciente a formular un plan sistemático del cambio de conducta.

Animar al paciente a identificar las etapas de tamaño manejable y que se puedan conseguir en un tiempo preestablecido.

Favorecer que el paciente pase a confiar sobre todo en la autoafirmación en lugar de hacerlo en las recompensas de la familia o el cuidador.

Instruir al paciente en la manera de pasar de un refuerzo continuo a un refuerzo intermitente.

Ayudar al paciente a evaluar el progreso mediante la comparación de registros de la conducta previa con la conducta actual.

Animar al paciente a desarrollar una medición visual de los cambios de conducta (un gráfico).

Favorecer la flexibilidad durante el plan de puesta a punto, promoviendo un dominio completo de un paso antes de avanzar al siguiente.

Animar al paciente a ajustar el plan de puesta a punto para fomentar el cambio de conducta, si fuera necesario (tamaño de los pasos o recompensa).

Ayudar al paciente a identificar las circunstancias o situaciones en las que se produce la conducta (señales/desencadenantes).

Ayudar al paciente a identificar incluso los éxitos más pequeños.

Explicar al paciente la función de las señales/desencadenantes en la aparición de la conducta.

Ayudar al paciente a valorar los ambientes físico, social e interpersonal para la existencia de las señales/desencadenantes.

Animar al paciente a desarrollar una «hoja de análisis de señales» que ilustre los lazos que existen entre las señales y las conductas.

Instruir al paciente en el uso de la «expansión de señales», aumentando el número de señales que inducen una conducta deseada.

Instruir al paciente en el uso de la «restricción o limitación de señales»: disminuyendo la frecuencia de las señales que inducen una conducta indeseada.

Ayudar al paciente a identificar los métodos de control de las señales conductuales.

Ayudar al paciente a identificar las conductas existentes que son habituales o automáticas (cepillarse los dientes y atarse los zapatos).

Ayudar al paciente a identificar estímulos existentes emparejados y la conducta habitual (comer una comida y lavarse los dientes después).

Animar al paciente a emparejar una conducta deseada con un estímulo o señal existente (realizar ejercicio después de trabajar cada día).

Animar al paciente a continuar emparejando la conducta deseada con los estímulos existentes hasta que se convierta en algo habitual o automático.

Explorar con el paciente la posibilidad de utilizar un dispositivo tecnológico para organizar las hojas de codificación, cambiar los datos, analizar y realizar una representación visual de los cambios (p. ej., ordenador, teléfono inteligente).

Explorar con el paciente el uso potencial de las imágenes guiadas, la meditación y la relajación progresiva para intentar cambiar la conducta.

Explorar con el paciente la posibilidad de utilizar juegos de rol para clarificar las conductas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.