Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Obesidad: causas, consecuencias y tratamiento

14 de julio de 2021

La obesidad se define como el exceso de grasa corporal, que se manifiesta habitualmente como un exceso de peso en relación a la talla y estructura corporal. Medir esto puede ser complejo, pues influyen factores raciales, sociales, familiares y personales en esta definición. No siempre el exceso de peso es debido a una obesidad, puesto que el concepto de obesidad se aplica exclusivamente a la situación de sobrepeso por exceso de grasa corporal; y no, por ejemplo, al debido a un incremento de la masa muscular.

Evaluación de la obesidad

La evaluación de la obesidad es importante por la asociación de obesidad con otras patologías, como la arteriosclerosis, diabetes tipo II, trastornos cardiovasculares, etc.

Dado que la obesidad es un incremento del porcentaje de grasa corporal, los métodos más fiables para su evaluación requieren una valoración diferenciada para el peso debido a la masa grasa corporal, que para el peso magro o masa libre de grasa. Sin embargo, los más usados por su facilidad son los métodos antropométricos.

Métodos de evaluación antropométricos

El exceso de grasa o de peso suele referirse a unas tablas de peso ideal que varían en función de la talla, estructura corporal, sexo y edad. Las más utilizadas son las de la Metropolitan Life Insurance Company o las de Alastrué y colaboradores.

Una fórmula indirecta para evaluar la proporción de grasa corporal es la medida en mm con la ayuda de un caliper de pliegue cutáneo, bien el tricipital, el bicipital, el abdominal, el subescapular, el del bíceps o el suprailiaco.

Además, existen otros métodos que relacionan el peso con la estatura de diversa manera, los más conocidos son:

  • Índice de masa corporal
  • Índice ponderal de Rohrer
  • Índice ponderal
  • Índice de broca: peso ideal
  • Índice de peso relativo
Cursos online relacionados con obesidad:

Otros métodos de evaluación de la obesidad

Evaluación del agua corporal total:

  • Mediante agua tritiada
  • Mediante dilución de potasio

Evaluación de la excreción de metabolitos musculares

Hidrodensitometría por pesado mediante inmersión en agua

Impedancia o conductividad eléctrica corporal

Ultrasonido

Tomografía axial computerizada

Antropometría

Causas de la obesidad

La obesidad es un desequilibrio entre los ingresos y los gastos energéticos. Los obesos lo son porque comen más o han comido más calorías que las que gastan. Existen diferentes variables que influyen en el equilibrio energético: la ingesta calórica, la composición de los alimentos, las reservas energéticas y el gasto calórico descompuesto en sus tres componentes básicos, metabolismo basal, actividad física y termogénesis.

La obesidad como exceso de ingesta calórica

Para que alguien llegue a ser obeso en algún momento de su vida ha ingerido más calorías de las que ha gastado. Pero la causa de todos los tipos de obesidad no está necesariamente en un exceso de ingesta. El trastorno puede deberse a pequeñas alteraciones en el gasto energético, o incluso en una dificultad para utilizar las reservas, lo que daría lugar a un fenómeno de acumulación creciente.

En el inicio de su trastorno los obesos comen más de lo que precisan por su gasto calórico, lo que es debido a un incremento del apetito; si bien no se ha podido determinar si este incremento del apetito es primario y por tanto causal de la obesidad, o bien es secundario al incremento de la masa corporal. Se sabe que los obesos tienen más apetito que los sujetos con normopeso, pero es que para mantener un peso equilibrado, aunque sea en un nivel excesivo, deben comer más. Dado que gastan más energía que los sujetos con normopeso y se suelen mantener estables en un peso excesivo.

La obesidad como consecuencia de un menor gasto calórico

El gasto calórico es la suma de las calorías gastadas en el metabolismo basal, en la actividad física y en la termogénesis. El metabolismo basal es responsable de la mayor parte (75%) del gasto energético.

La actividad es el componente del gasto calórico que más varía de unos individuos a otros. Basta con incrementar la actividad para generar un déficit energético y perder peso, aunque no es fácil, un incremento de actividad genera a medio plazo una mayor ingesta.  Los obesos tienen un nivel inferior de actividad física.

La termogénesis es el factor diferencial más importante entre personas delgadas y obesas. En los obesos se ha demostrado una menor termogénesis que en las personas con normotenso, siendo esta la causa del mayor ahorro energético.

La obesidad como una enfermedad hereditaria

La obesidad se presenta de forma familiar, afectando a varios miembros de una misma familia.

Por otra parte, hay influencia de los factores ambientales en la génesis de la obesidad.

La obesidad como consecuencia de una dieta inadecuada

Por cuestiones genéticas o en consecuencia de los cambios metabólicos que ocurren con la obesidad, o como consecuencia de una ingesta excesiva de grasas, el sistema de control por retroalimentación que la insulina tiene sobre la secreción del péptido inhibidor gástrico se anula. La consecuencia es la presencia de hiperinsulinemia en obesos.

La excesiva secreción de insulina es la causante de la patología que se desarrolla en la obesidad, ya que produce hipoglucemia, que a su vez induce a una mayor sensación de hambre y aparecen resistencias a la acción hipoglucemiante de la insulina.

Al persistir la hiperinsulinemia y no aparecer resistencias a sus efectos sobre la síntesis de lípidos, se produce una hiperlipidemia e hipercolesterolemia, que conducen a arterosclerosis y además se incrementan las reservas de grasas generando más obesidad.

La hipersecreción de insulina puede acabar agotando la reserva pancreática y conducir a una diabetes tipo II.

Cursos online relacionados:

Características psicosociales de la obesidad

Obesidad, sexo, cultura, edad.

La obesidad es más frecuente en mujeres de clases sociales bajas, en medios culturales relacionados con la comida basura y con mayor prevalencia por encima de los 35-40 años.

Obesidad y ansiedad-depresión

Los estudios que evalúan a los obesos que acuden a consulta por su obesidad muestran que tienen niveles de ansiedad o depresión elevados.

Obesidad e imagen corporal

Los hombres obesos adultos tienen una imagen de si mismos más delgada que la real, mientras que las mujeres adolescentes suelen presentar el fenómeno opuesto.

Tratamiento de la obesidad

Tratamiento dietético

El tratamiento dietético consiste en reducir la ingesta calórica para generar un déficit energético, que obliga al organismo a tirar de reservas grasas para reponer este déficit.

No obstante, el 75% de los obesos que han perdido peso con un régimen lo recuperan al abandonarlo.

Para producir una pérdida de peso que sea notable, debe inducirse un déficit calórico de unas 500 calorías diarias. De esta manera pueden esperarse que se pierdan 500 – 1000 gramos por semana, que es un ritmo adecuado de descenso.

Deben preferirse las dietas suaves a las muy severas.

Tratamiento farmacológico

Hay tres tipos de medicamentos:

  • medicamentos anorexizantes: disminuyen el hambre.
  • Medicamentos termogénicos: incrementan el gasto calórico
  • Medicamentos lipolíticos: favorecen la lipolisis o la movilización del tejido adiposo.

Medicamentos anorexizantes

  • Los que actúan sobre las catecolaminas (dopamina y noradrenalina) con un mecanismo anfetamínico, de los que los más útiles por tener menor potencial de generar dependencia son el mazinodol, la fentermina y la dietilpropiona.
  • Los que actúan sobre la serotonina y no tienen potencial de generar dependencia: la fenfluramina, dexfenfluramina y los antidepresivos serotoninérgicos.

La elección de los de acción catecolaminérgica tendría mayor eficacia en obesos anérgicos (con disminución de la vitalidad y de la motilidad y escasa energía); mientras que serían de elección los serotoninérgicos en los obesos ansiosos, o en aquellos con preferencias alimenticias por los alimentos dulces. Todos ellos deben consumirse sólo bajo indicación y control médicos.
Debe mantenerse el tratamiento farmacológico durante todo el tiempo que dure la dieta, a pesar de que el efecto favorecedor de la pérdida de peso pueda ser sólo inicial.
La suspensión del tratamiento conduce a recaídas y abandonos de la dieta, de forma que algo hacen, aunque ya no faciliten una pérdida de peso pronunciada. Por otra parte, estudios realizados con dosis altas de fenfluramina han demostrado que sí se consigue mantener pérdidas de peso por períodos muy prolongados.
Además de los anteriormente mencionados, existen otros medicamentos coadyuvantes, entre los que se encuentran diversos tipos de fibra dietética, que se suponía que facilitaba la sensación de saciedad, pero que en realidad únicamente tiene un efecto laxante, útil por otra parte. La utilización de diuréticos, laxantes y otras sustancias en realidad es perjudicial, salvo en los escasos pacientes con retención hídrica o hipertensión, o en los estreñidos.

Medicamentos termogénicos

Los medicamentos termogénicos están en investigación, por ahora no hay ningún fármaco aplicable en clínica.

Las hormonas tiroideas se han utilizado en el pasado pero se han abandonado por su ineficacia y toxicidad.

Medicamentos lipolíticos

Igual que los termogénicos, de momento están en estudio.

Tratamiento mediante ejercicio físico

La capacidad de modificar el ciclo energético a través de un incremento de la actividad es muy escasa. Para conseguir efectos adelgazantes exclusivamente con el ejercicio físico es necesario realizar esfuerzos muy considerables y dedicarle mucho tiempo.

Si el ejercicio se realiza regularmente, el organismo tiende a compensar el gasto calórico incrementando el hambre y la ingesta calórica.

Tratamiento quirúrgico

El tratamiento quirúrgico de la obesidad es el único que da una garantía parcial de no recuperación del peso. Por sus efectos secundarios solo está indicado en obesidades con un peso corporal superior al 150-200% del peso ideal con refractariedad al tratamiento dietético.

Existen varias técnicas:

  • Aquellas que a través de diversos tipos de bypass intestinal disminuyen la superficie de absorción a través de la cual pasan los alimentos. Tiene el inconveniente de acelerar el paso de los alimentos y producir diarreas y cuadros de malabsorción.
  • Técnicas dirigidas a disminuir el volumen del estómago, limitando la capacidad de ingesta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.