Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Paro cardiorrespiratorio en neonatos

1 de febrero de 2021

En este artículo vamos a hablar sobre la atención de enfermería ante un paro cardiorrespiratorio en neonatos.

Un paro cardiorrespiratorio se define como el cese de los movimientos respiratorios y fallo cardíaco que causa un bloqueo de sangre oxigenada hacia los tejidos y órganos.

Causas del paro cardiorrespiratorio en neonatos

Conociendo la etiología el paro cardiorrespiratorio podemos anticiparnos. Son los siguientes:

  • Respiratorias: neumonía, hipertensión pulmonar, apnea, aspiración, neumotórax, hemorragia pulmonar.
  • Cardiovasculares: insuficiencia cardiaca congestiva, cardiopatías congénitas, shock cardiogénico, shock hipovolémico, deshidratación y arritmias.
  • Metabólicas: alteraciones hidroelectrolíticas y metabólicas.
  • Sistema nervioso: hemorragia intracraneal, hidrocefalia, convulsiones y meningitis.
  • Iatrogénicas: administración endovenosa rápida de soluciones de calcio o potasio.
  • Shock séptico

Detección:

Se sospecha de paro cardiorrespiratorio en neonatos cuando encontramos:

  • Ausencia de pulso
  • Apnea
  • Cianosis
  • Dilatación de pupilas
  • Si el neonato está monitorizado se podrá observar asistolia, bradicardia o arritmias.

Actuación

La actuación en caso de paro cardiorrespiratorio en neonatos se basa en promover y mantener la oxigenación y la circulación sanguínea.

  • Evaluación rápida de la respiración y frecuencia cardíaca.
  • Proporcionar calor
  • La aspiración solo está indicada en neonatos que tengan una obstrucción evidente de las vías aéreas o que requieran ventilación con presión positiva.
  • Suplementar con oxígeno y/o presión positiva continua en la vía aérea (CPAP)
  • Si la frecuencia cardíaca es inferior a 60 latidos por minuto, será necesario la intubación endotraqueal.
  • Si no responde a la ventilación con presión positiva administrada con una máscara también será necesario intubar.
  • Si se ha conseguido una adecuada ventilación pero la frecuencia cardiaca sigue siendo inferior a 60 latidos por minuto, deben hacerse compresiones torácicas utilizando los dos pulgares. Se combinan a razón de 3 compresiones – 1 ventilación de manera que son 90 compresiones y 30 ventilaciones por minuto.
  • Si la bradicardia persiste y se han hecho compresiones torácicas durante un minuto, se procederá a cateterizar la vena umbilical o a colocar una vía intraósea para administrar epinefrina.
  • La dosis de epinefrina es de 0,01 a 0,02 mg/kg que se repite cada 3-5 minutos.
  • Si el recién nacido no responde a la reanimación, se recomienda la expansión del volumen con 1o mL/kg de solución salina al 0,9% IV durante 5-10 minutos.
  • Si no responde, considerar hipovolemia o neumotórax.

No reanimar

En caso de que el neonato tenga anomalías letales o graves no es recomendable reanimar, así como tampoco en prematuros extremos.

Cursos online recomendados:


Información de interés:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.