Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Principios de la radioterapia oncológica

20 de febrero de 2021

La radioterapia es uno de los tratamientos principales del cáncer. Puede ser radioterapia externa (teleterapia) o braquiterapia.

Objetivos terapéuticos de la radioterapia

  • Curación
  • Tratamiento adyuvante
  • Tratamiento neoadyuvante
  • Paliativo
  • Profilaxis

Efectos biológicos de la radioterapia

Los efectos de la radioterapia se producen en el tumor y en los tejidos sanos de alrededor. La radiación causa dos tipos de daño celular: directo e indirecto. El directo daña el DNA al producir ionización y excitación de átomos y moléculas que se pueden convertir en radicales libres que reaccionan con otras moléculas y producen daño secundario al DNA.

  • Fase física: es secundaria a las interacciones entre las partículas cargadas y los electrones orbitales de los átomos de los tejidos. Durante esta fase el electrón desencadena ionización y excitación, si tiene suficiente energía se produce una cascada de ionizaciones.
  • Fase química: la ionización-excitación de la fase física conlleva la rotura de enlaces químicos y formación de radicales libres que son muy reactivos y se enlazan en una sucesión de eventos que llevan a la restauración del equilibrio de la carga eléctrica. Se producen reacciones de inactivación de los radicales libres y de fijación para estabilizar la molécula.
  • Fase biológica: después de la fase química, las reacciones enzimáticas intentan reparar el daño del DNA y cuando esto no ocurre se produce la muerte celular. Pero antes, pueden realizarse algunas mitosis.

Efectos de la radiación

  • Tejidos de respuesta aguda: presentan cambios precoces, se reduce la proliferación celular al dañarse las células tallo que se encontraban activas en el ciclo celular y las que quedan son insuficientes para compensar la renovación fisiológica. Los efectos suelen ser bien tolerados y reversibles y ocurre en tejidos como la médula ósea, intestino delgado, piel y mucosas.
  • Tejidos de respuesta tardía: La evolución del daño es lenta y se produce varios meses después de la radiación. Los cambios pueden ser irreversibles y causan secuelas funcionales o estéticas.

Índice alfa beta

El índice alfa-beta es una proporción que representa la sensibilidad de los tejidos tumorales a la dosis de radiación total y a la dosis por fracción.

Un índice alto se traduce en tejidos poco sensibles a la dosis por fracción pero que responden bien a la dosis total, como por ejemplo, el cáncer de piel.

Un índice bajo es útil en dosis alta por fracción, como el cáncer de próstata y melanoma.

El índice intermedio, como en el caso de cáncer de pulmón de células no pequeñas y tumores del tubo digestivo donde se utilizan esquemas convencionales y no hay beneficio en el escalamiento de dosis.

La respuesta del tejido a la radiación depende de:

  • La edad del paciente y sus comorbilidades.
  • La radiosensibilidad del tumor
  • El tratamiento: dosis, volumen, técnicas, IMRT y protracción.

Dosis de radioterapia

Hace referencia a la cantidad de energía que se absorbe por unidad de masa. Se mide en grays (Gy) Un gray es la cantidad de radiación equivalente a un Joule absorbido por kilogramo de material irradiado.

El fraccionamiento es el número de sesiones necesarias para administrar la dosis total o dosis por sesión.

Fraccionamiento habitual

Consiste en una dosis diaria de 1.8 a 2.25 Gy. Es el tipo de fraccionamiento que se utiliza con intención radical (curativa) y como tratamiento adyuvante.

Hipofraccionamiento

Se administra dosis mayores a 2.25 Gy por sesión, disminuyendo la dosis total y el tiempo de tratamiento.

Se utiliza en fines paliativos, en pacientes con mal estado funcional o en urgencias oncológicas para obtener una respuesta rápida.

Se utiliza en metástasis óseas o cerebrales, administrando 30 Gy en 10 sesiones o 20 Gy en cinco, por ejemplo.

Hiperfraccionamiento

Se administran dosis menores a 1.8 Gy pero varias veces al día, manteniendo la dosis total y el tiempo de tratamiento.

Se utiliza, por ejemplo, en el cáncer de pulmón de células pequeñas en esquemas de 45 Gy en 15 sesiones de 3 Gy al día, en dos fracciones de 1.5 Gy cada una.

Protracción y esquemas alterados

La protracción hace referencia a la duración total del tratamiento de radioterapia.

Esquema clásico

Se realizan sesiones cada 24h durante cinco días seguidos y se descansan dos hasta alcanzar la dosis total, que suele ser en 5-7 semanas.

Esquema dividido – split course

Consiste en administrar una dosis en fraccionamiento habitual o alterado, seguido por uno o dos periodos de descanso. El objetivo es permitir una recuperación de los tejidos sanos.

Esquemas hiperfraccionados acelerados

Se realizan dos sesiones o más de radiación diaria, administrándose hasta 2.25 Gy por día.

El hiperfraccionamiento permite evitar la reparación del daño radioinducido, acortando el tiempo entre sesiones aún provocando mayor toxicidad en tejidos sanos.

Cursos online recomendados



Contenido adicional

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.