Saltar al contenido
Seremos enfermeros

¿Qué es el síndrome febril?

30 de septiembre de 2021

El síndrome febril es el aumento de la temperatura corporal por encima de la variación diurna diaria, causado por la elevación del punto de control del centro termorregulador.

Causas del síndrome febril

Son muchas las causas de la fiebre: estímulos inflamatorios, necrosis tisular, algunas neoplasias, necrosis tisular y algunas alteraciones metabólicas.

Todas estas condiciones causantes de fiebre, tienen un final común que desencadenan un síndrome febril: la elevación local de la concentración de prostaglandina E2 en el centro regulador. 

El mecanismo principal de la producción de fiebre es el papel de las citocinas circulantes proinflamatorias, liberadas por células del sistema mononuclear fagocítico sobre el sistema nervioso central. Las más importantes son la interleucina 1, el TNF-α y la IL-6, aunque hay otras sustancias capaces de producir fiebre, como los interferones o la IL-2.

Consecuencias y manifestaciones del síndrome febril

El síndrome febril consta de tres procesos:

Período de comienzo

La elevación del punto termorregulador por los pirógenos endógenos hace que para el nuevo ajuste del organismo se encuentre frío. Debido a eso, se inician los sistemas de ahorro de calor y se estimula la termogénesis.

Eso provoca una vasoconstricción cutánea que hace que la piel se vuelva pálida y fría, con piel de gallina. Además, si la fiebre se produce muy rápido aparecen escalofríos, que son contracciones musculares bruscas que aparecen con el fin de generar calor.

Si la fiebre aparece lentamente, se inician los mismos mecanismos pero con menor intensidad y no provoca escalofríos.

Periodo de estado

La termogénesis y la termólisis están equilibradas, aunque incrementadas respecto a lo normal. Las manifestaciones clínicas son de dos tipos: dependientes de la termorregulación y efectos colaterales de los pirógenos endógenos.

Consecuencias dependientes de la termorregulación

  1. Se produce vasodilatación cutánea.
  2. Aumenta el gasto cardíaco y la frecuencia cardíaca con el fin de proveer a los tejidos el exceso de oxigeno que necesitan.
  3. Debido a que el agua se pierde por otras vías (sudor), la orina es escasa y concentrada.
  4. Si la fiebre es muy alta, pueden aparecer convulsiones por disfunción de la corteza cerebral.
  5. El metabolismo aumenta un 15% por cada grado de elevación de la temperatura.

Consecuencias dependientes de las citocinas proinflamatorias

Anorexia, astenia, pérdida de peso y malestar general. A menudo se altera también el ritmo sueño-vigilia y también pueden darse mialgias y artralgias.

Periodo de declinación

Aquí predomina la termólisis sobre la termogénesis hasta que se elimina el exceso de calor acumulado. La forma habitual de perder calor es la sudoración, ocasionalmente acompañada de poliuria.

Tipos de fiebre

• Continua. Caracterizada por oscilaciones diarias inferiores a 1 °C.
Remitente. Las oscilaciones diarias son superiores a 1 °C. En ningún momento se alcanza la temperatura normal.
Intermitente. Cuando se alternan fases con fiebre y temperatura normal. La fiebre héctica es una variedad de este tipo, en la que se producen diferencias de temperatura muy grandes a lo largo del día.
• Recurrente o periódica. Se alternan períodos de tiempo de fiebre continua con otros de temperatura normal. Una variedad de este tipo es la fiebre ondulante, en la que el ascenso y el descenso térmicos se producen de forma suave.
Irregular. Es la fiebre que no tiene ninguna característica especial.

Cursos online recomendados

Otros artículos interesantes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.