Saltar al contenido
Seremos enfermeros

¿Qué es el síndrome posgastrectomía?

9 de julio de 2021

El síndrome posgastrectomía o síndrome de vaciamiento rápido se desarrolla como una complicación de una gastrectomía total o subtotal, o de cualquier intervención quirúrgica que extirpe o interrumpa el esfínter pilórico.

La pérdida de capacidad de absorber nutrientes líquidos y electrólitos, asociada con la resección parcial o casi completa del intestino delgado, a menudo hace necesario el apoyo nutricional.

Las complicaciones nutricionales del síndrome posgastrectomía son:

  • Deficiencias de macronutrientes y micronutrientes.
  • Alteraciones hidroelectrolíticas
  • Pérdida de peso
  • Complicaciones de la nutrición parenteral
  • Osteopatía metabólica

El factor determinante más importante de la función residual, tras la extirpación del intestino delgado, es el área de superficie mucosa, que determina la capacidad de absorción y se relaciona funcionalmente con la cantidad y la altura de las vellosidades y microvillosidades.

Cursos que podrían interesarte

Los síntomas gastrointestinales incluyen dolor abdominal, borborismos, náuseas, vómitos y diarreas durante o inmediatamente después de la ingestión de medicamentos.

Los factores hormonales son liberados en el intestino después del tránsito rápido de alimentos hipertónicos, especialmente hidratos de carbono, desde el estómago hasta el intestino delgado. El 25% de los pacientes que han sufrido una gastrectomía experimentan síntomas de Dumping, que pueden ser controlados con medidas dietéticas.

Tratamiento dietético del síndrome posgastrectomía

Objetivos del tratamiento

  • Reducir el volumen y el efecto osmótico del alimento que penetra en el intestino delgado proximal e impedir con ello la distensión del intestino delgado y la hipoglicemia tardía.
  • Aumentar el tiempo del vaciamiento, que a la vez disminuye la sobrecarga intestinal.

Tratamiento dietético

  • La alimentación se inicia con pequeños volúmenes y se aumentan progresivamente, hasta llegar a cubrir las necesidades energéticas.
  • Los pacientes deben recibir alimentos ricos en proteínas y grasas, pues ambos nutrientes estimulan la secreción de gastrina, que retarda el vaciamiento gástrico.
  • Restricción de hidratos de carbono simples, por su rápida absorción.
  • Evitar la ingestión de líquidos con las comidas (limitarlos a una hora antes o después)
  • Consumir comidas frecuentes y poco copiosas.
  • Se debe establecer la tolerancia a la leche y a otros productos que contengan lactosa mediante su incorporación gradual a la dieta.
  • Ponerse en decúbito durante 15-30 minutos después de las comidas, a no ser que la persona presente reflujo gastroesofágico.

Cursos relacionados:

Alimentos permitidos

  • Leche fresca y yogurt
  • Quesos
  • Mantequilla, margarina, queso crema.
  • Aceite, manteca
  • Mayonesa
  • Huevos en cualquier forma
  • Carne de ternera, pescado y aves.
  • Sopas y caldos
  • Vegetales
  • Frutas cítricas
  • Cereales como el pan y la pasta
  • Gelatina
  • Té y café
  • Sal en cantidades moderadas y especies

Alimentos prohibidos

  • Azúcar
  • Mermelada, miel y jalea
  • Bebidas alcohólicas y carbonatadas
  • Maicena, fécula de patata
  • Cebolla
  • Galletas
  • Alimentos fritos
  • Alimentos muy calientes

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.