Saltar al contenido
Seremos enfermeros

¿Qué son las bronquiectasias?

11 de octubre de 2021

Las bronquiectasias son dilataciones anormales y permanentes de los bronquios. Pueden ser de dos tipos:

  • Focales: cuando afectan a bronquios que ventilan una región limitada del pulmón.
  • Difusas: cuando afectan a bronquios en una distribución más amplia.

El diagnóstico de bronquiectasias se establece por sus consecuencias clínicas: infección crónica o recurrente sobre una base de secreciones acumuladas en las vías respiratorias dilatadas.

La dilatación bronquial que se produce en las bronquiectasias se asocia con alteraciones destructivas e inflamatorias de las vías respiratorias de tamaño medio (bronquios segmentarios y subsegmentarios).

El cartílago, músculo y tejido elástico de la pared son destruidos y reemplazados por tejido fibroso. Las vías respiratorias dilatadas contienen acúmulos de material purulento espeso y las vías respiratorias más periféricas suelen estar ocluidas por secreciones o fibrosadas.  El tejido pulmonar de la zona afectada es anormal, con fibrosis, enfisema, bronconeumonía y atelectasia.

Las bronquiectasias son consecuencia de la inflamación y destrucción de los componentes de la pared bronquial. Las causas más frecuentes son la infección asociada a una alteración localizada de las defensas naturales del organismo.

Causas de las bronquiectasias

Causas infecciosas

Hay varios agentes infecciosos capaces de causar una bronquiectasia. Los más frecuentes son los adenovirus y virus de la gripe, asociados a la alteración de las vías respiratorias inferiores.

Causas no infecciosas

Algunos casos de bronquiectasias están asociados con la exposición a sustancias tóxicas que provoca una respuesta inflamatoria intensa, como la inhalación de gas tóxico como el amoníaco o aspiración de contenido estomacal ácido.

Síntomas

La bronquiectasia suele aparecer con tos persistente y producción de esputo purulento. En la mayoría de casos también aparece hemoptisis debida a una hemorragia de la mucosa inflamada de las vías respiratorias. Si se trata de una hemorragia más grave o masiva, entonces es debida a las arterias bronquiales dilatadas.

Cuando la bronquiectasia empieza por un episodio infeccioso, el paciente puede sufrir una neumonía grave seguida de tos crónica y producción de esputos.

Si hay presencia de disnea y sibilancias puede significar la existencia de bronquiectasias diseminadas o enfermedad pulmonar obstructiva crónica subyacente.

En el examen físico se pueden auscultar crepitantes, roncus y sibilancias. También puede haber acropaquias y cor pulmonale. En la radiografía torácica puede verse una imagen en raíles de tranvía (longitudinalmente) o en sombras anulares (transversalmente).

Cursos online recomendados

Artículos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.