Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Suturas continuas – técnicas

3 de marzo de 2021

En un artículo anterior hablábamos de las suturas simples y ahora vamos a hablar sobre las suturas continuas. Con las suturas continuas se consigue la aproximación de los bordes de la herida al poner varias suturas sin amarrar o cortar el hilo.

Ventajas de las suturas continuas:

  • La técnica se realiza más rápido
  • Pueden corregir el edema postoperatorio de los bordes de las heridas.

Clasificación de las suturas continuas:

Surgente continuo simple

La sutura empieza desde el borde más lejano a la herida, a unos 0.5 cm del borde, entrando en la herida de afuera para adentro y saliendo al revés, en el borde más cercano a la herida.

Después de que se anude la sutura, puede continuarse con el camino de la aguja a un ángulo de 45 o 90º de la herida. Para terminar esta sutura, el último paso debe hacerse a 3 mm de la esquina de la herida.

La aguja se pasa del mismo lado, aproximadamente a 2 mm de distancia desde la última salida hasta el lado más lejano a la herida. La sutura se anuda después en un lazo dejado en el lado más cercano.

Surgete continuo anclado

En este tipo de sutura, la aguja atraviesa el asa hecha en la sutura previa. El resto de la técnica es similar a la sutura continua simple, usando la posición de la aguja a un ángulo de 90º de los bordes de la herida.

Surgete continuo de colchonero

También se puede denominar suturas continuas de colchonero e invertido.

Es similar a la sutura de colchonero con un brazo paralelo al bode de la herida. Para conseguirlo, cuando la aguja pasa de afuera hacia dentro también debe ser pasada de dentro hacia fuera en el mismo lado de la herida paralelo al punto de entrada.

Sutura subdérmica

Esta sutura proporciona un buen cierre de la piel al aproximar las capas subdérmicas. Deja menos cicatrices y mejor reserva de sangre para el proceso de curación.

La sutura debe estar anclada a un lado de la herida y después introducida en las capas subdérmicas del tejido paralelo a la piel.

La sutura no se ajusta hasta que se completa del todo. Después de ajustarse se ancla al extremo distal. Las anclas pueden aplicarse fuera o dentro de la herida.

Este tipo de suturas no deben utilizarse en heridas propensas a infecciones.

Grapado

Las heridas cutáneas también pueden cerrarse mediante grapas. Técnica:

  • Poner la grapadora perpendicular a lo largo de la herida, a un ángulo de 90º de la piel.
  • La flecha en el cartucho debe señalar a la línea de incisión donde se colocará la grapa.
  • Apretar firmemente el engrapador sobre la piel.
  • Presionar por completo el mango de la unidad de carga.
  • Liberar el mango
  • Repetir el proceso

Contenido adicional:

Cursos online recomendados

Artículos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.