Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Tipos de ictus isquémico

17 de noviembre de 2021

El ictus isquémico es debido a una alteración del aporte circulatorio a un territorio encefálico, lo cual produce un déficit neurológico con necrosis tisular.

Tipos de ictus isquémicos según etiología

Infarto aterotrombótico – aterosclerosis de arteria grande

Infarto de tamaño medio o grande, de topografía cortical o subcortical y de localización carotídea o vertebrobasilar, en la que se cumple alguno de los siguientes criterios:

  • Aterosclerosis con estenosis: estenosis superior al 50% del diámetro luminal o oclusión de la arteria extracraneal correspondiente o de la arteria intracraneal de gran calibre (cerebral media, cerebral posterior o troncobasilar) en ausencia de otra etiología.
  • Aterosclerosis sin estenosis: presencia de placas o estenosis inferior al 50% en la arteria cerebral media, cerebral posterior o basilar, en ausencia de otra etiología y en presencia de dos de los siguientes factores de riesgo vascular cerebral: edad superior a 50 años, hipertensión arterial, diabetes mellitus, tabaquismo o hipercolesterolemia.

Infarto cardioembólico

Infarto de tamaño medio o grande, de topografía habitualmente cortical, en el que se evidencia alguna de las siguientes cardiopatías embolígenas: trombo o tumor intracardíaco, estenosis mitral reumática, prótesis aórtica o mitral, endocarditis, fibrilación auricular, enfermedad del nodo sinusal, aneurisma ventricular izquierdo o acinesia después de un infarto agudo de miocardio, infarto agudo de miocardio hace menos de tres meses o hipocinesia cardíaca global.

Enfermedad oclusiva de pequeño vaso arterial – infarto lacunar

Infarto de pequeño tamaño en el territorio de una arteria perforante cerebral, que suele ocasionar un síndrome lacunar (hemiparesia motora pura, síndrome sensitivo puro, síndrome sensitivo motriz, hemiparesia atáxica y disartria-mano torpe) en un paciente con antecedentes de hipertensión arterial o otros factores de riesgo vascular cerebral.

Infarto cerebral de causa rara

Infarto que puede ser pequeño, mediano o grande, de localización cortical o subcortical, en el territorio carotídeo o verebrobasilar en un paciente en el que se ha descartado causas aterotrombóticas, cardioembólicas o lacunares.

Suele producirse por trastornos sistémicos (infección, neoplasias, síndrome mieloproliferativo, conectivopatía, alteraciones metabólicas o de la coagulación) o por otras enfermedades como disección arterial, displasia fibromuscular, malformación arteriovenosa, aneurisma sucular, trombosis venosa cerebral, migraña, etc.

Infarto cerebral de origen indeterminado

Infarto de tamaño medio o grande, de localización cortical o subcortical, en el territorio carotídeo o vertebrobasilar, en el cual se han descartado causas aterotrombóticas, cardioembólicas, lacunares y de causa rara o tiene más de una etiología.

Topografía vascular

  • Infarto de territorio carotídeo: infarto cerebral de origen arterial, situado en el territorio vascular carotídeo o anterior.
  • Infarto de territorio verebrobasilar: infarto de origen arterial, situado en el territorio vascular vertebrobasilar o posterior.
  • Infarto de territorio frontera, de zona limítrofe o de último prado: la lesión isquémica se sitúa en la zona frontera entere dos arterias principales o entre el territorio superficial y profundo de una misma arteria. Suelen ser debidos a un mecanismo hemodinámico por un descenso de la perfusión sanguínea por bajo gasto cardíaco o hipotensión arterial.
  • Infarto por trombosis venosa cerebral: está ocasionado y se sitúa en el territorio venoso cerebral.
  • Enfermedad cerebrovascular de vaso arterial grande: afectación de las arterias carótida o vertebrobasilar y sus ramas principales.
  • Enfermedad cerebrovascular de vaso arterial pequeño: afectación de las arterias lenticuloestriadas, talamogeniculadas, talamoperforantes o paramedianas pontinas.

Clasificación de la Oxforshire Community Stroke

Infarto total de la circulación anterior o TACI

Cuando el déficit neurológico cumple los tres criterios:

  • Disfunción cerebral superior o cortical (afasia, discalculalia o alteraciones visuespaciales)
  • Déficit motor y/o sensitivo en al menos dos de las tres áreas siguientes: cara, brazo o pierna.
  • Hemianopsia homónima.

Infarto parcial de la circulación anterior o PACI

Cuando se cumple alguno de los siguientes criterios:

  • Disfunción cerebral superior o cortical (afasia, discalculalia o alteraciones visuespaciales)
  • Dos de los tres criterios de TACI
  • Déficit motor y/o sensitivo más restringido que el clasificado como LACI

Infarto lacunar o LACI

Cuando no existe disfunción cerebral superior ni hemianopsia y se cumple uno de los siguientes criterios:

  • Síndrome motor puro que afecta al menos dos de las tres partes del cuerpo (cara, brazo, pierna)
  • Síndrome sensitivo puro que afecta al menos dos de las tres partes del cuerpo (cara, brazo, pierna)
  • Síndrome sensitivo motor puro que afecta al menos dos de las tres partes del cuerpo (cara, brazo, pierna)
  • Hemiparesia-ataxia ipsilateral
  • Disartria-mano torpe
  • Movimientos anormales focales y agudos

Infarto de la circulación posterior o POCI

Cuando se cumple alguno de los siguientes criterios:

  • Afectación ipsilateral de pares craneales con déficit motor y/o sensitivo contralateral
  • Déficit motor y/o sensitivo bilateral
  • Enfermedad oculomotora
  • Disfunción cerebelosa sin déficit de las vías largas ipsilaterales
  • Hemianopsia homónima aislada

Síndromes lacunares

Suelen estar causados por infartos lacunares y por otros subtipos de ictus, sobre todo los pequeños hematomas cerebrales.

Presentan una serie de características comunes: neurológicas (ausencia de déficit visual y oculomotor, buen nivel de consciencia y ausencia de convulsiones), neuropsicológicas (ausencia de afasia, apraxia, agnosia, negligencia, trastornos dismnésicos y deterioro de funciones superiores) y clínicas generales (ausencia de vómitos y síntomas vegetativos).

Síndromes lacunares típicos

Los síndromes lacunares típicos son el síndrome motor puro, el síndrome sensitivo puro, la hemiparesia atáxica, la disartria-mano torpe y el síndrome sensitivo motriz.

Síndrome motor puro

Es el lacunar más frecuente, con topografía lesional habitual en el brazo posterior de la cápsula interna o en la base protuberancial.

Consiste en la paresia o parálisis de un hemicuerpo, por lo general completa (cara, brazo y pierna) aunque a veces puede ser incompleta, proporcionada o no, en ausencia de déficit sensitivo o visual, trastorno de consciencia y alteración de las funciones superiores.

Síndrome sensitivo puro

Trastorno sensitivo deficitario (hipoestesia) y/o irritativo (parestesias), global (afectando la sensibilidad superficial y la profunda) o parcial (afecta sólo a una de ellas).

Presenta una distribución faciobraquiocrural, siendo menos frecuente la forma queirooral (con afectación peribucal y de la mano homolateral) o queirooropodal (con afectación peribucal y de la mano y el pie homolaterales). La topografía se sitúa en el núcleo ventroposterolateral talámico.

Hemiparesia atáxica

Se debe a una lesión de la vía corticopontocerebelosa, dentatorubrotalamocortical o de la vía propioceptiva somestésica, con topografía habitual en la base pontina o en el brazo posterior capsular.

Consiste en la aparición simultánea de un síndrome piramidal generalmente de predominio crural, asociado a un síndrome atáxico homolateral.

Disartria-mano torpe

Constituye un cuadro clínico donde predomina una disartria moderada o grave, con paresia facial central, hiperreflexia homolateral junto con signo de Babinski y lentitud y torpeza motora en la mano, que se manifiesta en la ejecución de tareas manuales que requieran habilidad, sin objetivarse un déficit motor importante asociado.

La topografía lesional se localiza en el brazo anterior de la cápsula interna o en la protuberancia.

Síndrome sensitivo motriz

Consiste en la presencia de un síndrome piramidal completo (faciobraquiocrural) o incompleto, proporcionado o no, asociado a un déficit sensitivo global o parcial del mismo hemicuerpo.

Síndromes lacunares atípicos

Suelen presentar:

  • Semiología extrapiramidal (hemicorea-hemibalismo, hemidistonía)
  • Deterioro de las funciones superiores (síndrome del infarto talámico paramediano bilateral)
  • Trastornos del lenguaje (hemiparesia motora pura con afasia atípica y transitoria)
  • Síndromes neurológicos clásicos y síndromes alternos del tronco cerebral (síndrome cerebelopiramidal de Marie-Fox, ataxia crural pura de Garcin y Lapresle, síndrome de la encrucijada hipotalámica de Guillain-Barré y Alajouanine)
  • Formas parciales de síndromes lacunares clásicos (hemiataxia aislada y disartria aislada)

Síndrome psudobulbar

Viene definido por la triada de Thurel: trastorno de la voz (disartria), trastorno de la deglución (disfagia, principalmente a líquidos) y trastorno de la mímica (risa o llanto espasmódico)

Es frecuente la braquibasia o marcha a pequeños pasos, la atasia-abasia o apraxia de la marcha y la micción imperiosa e involuntaria. Puede haber también un deterioro de las funciones superiores.

Existen tres formas:

  • Forma corticosubcortical de Foiz-Chavany-Marie o síndrome biopercular
  • Forma prontocerebelosa
  • Forma estriatal o central

Isquemia cerebral global

Esta causada por un descenso importante, rápido y breve del aporte sanguíneo total al encéfalo, como el que ocurre después de un paro cardíaco o hipotensión sistémica grave o de arritmia cardíaca.

El daño anatómico compromete a los hemisferios cerebrales de forma difusa, con o sin lesión asociada del tronco encefálico y el cerebelo.

Puede dar lugar a síndromes cerebrales focales, secundarias a infartos en los territorios fronterizos o en zonas de unión de las tres grandes arterias intracraneales (cerebrales anterior, media y posterior).

Cursos online recomendados

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.