Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Todo lo que hay que saber antes de la ostomía

28 de junio de 2021

En esta publicación explicaremos todo lo que hay que saber antes de la ostomía. Antes de realizar la intervención quirúrgica, el paciente se visita con el estomaterapeuta para determinar las características de la ostomía que mejor se adaptarán al paciente.

Preparación quirúrgica para ostomía

La preparación prequirúrgica del paciente que va a ser sometido a una resección intestinal, incluye la preparación intestinal, el marcaje de la zona del estoma y el soporte psicológico.

Preparación intestinal

La preparación intestinal consiste en la utilización de laxantes orales y enemas con el fin de eliminar el contenido fecal para reducir el riesgo de infección y posibilitar una mejor visualización de la zona durante la intervención.

La preparación intestinal consiste en:

  • Dieta sin residuos previa a la cirugía, líquida el día anterior a la intervención.
  • Laxantes orales y enema
  • Ayuno de 12 horas
  • Profilaxis antibiótica

Marcaje del estoma

El marcaje del estoma consiste en marcar con rotulador permanente sobre el abdomen del paciente la zona donde se ubicará la ostomía.

Las zonas de ubicación del estoma intestinal según la porción intestinal afectada son las siguientes:

  • Ostomía derecha: cuadrante inferior derecho a unos 5-10 cm de la zona umbilical. Indicado en ileostomías, cecostomía, colostomía ascendente y transverso.
  • Ostomía izquierda: cuadrante inferior izquierdo en el punto de intersección medio. Ángulos del triángulo cresta ilíaca, zona umbilical y línea púbica media. Indicado en colostomías transverso, descendente y sigmoideo.

Para fijar la localización hay que tener en cuenta:

  • El paciente tiene que verse el estoma
  • Ubicación en una zona plana del abdomen. Evitar prominencias óseas, pliegues cutáneos, cicatrices y la zona de depresión umbilical.
  • Valoración en diferentes posiciones del paciente: decúbito supino, bipedestación y sentado.

Complicaciones postoperatorias de la ostomía

Inmediatas

  • Edema: Inicialmente es normal que el estoma esté edematoso. Desaparece en un par de semanas.
  • Hemorragia: sangrado de un punto externo o interno.
  • Necrosis isquémica: Falta de irrigación de la zona estomal. Se aprecian cambios de coloración en la zona.
  • Evisceración: salida de una asa intestinal por la zona del estoma debido a problemas de fijación.
  • Absceso estomal por infección
  • Obstrucción intestinal
  • Retracción por hundimiento de la zona estomal.

Tardías

  • Estenosis o estrechamiento de la luz estomal.
  • Hernia o eventración de la zona estomal por fallo de la pared abdominal.
  • Prolapso de una asa intestinal.
  • Dermatitis periestomales, debidas al contacto de los fluidos orgánicos sobre la piel.

Tipos de dispositivos

Los dispositivos tienen dos elementos principales: la bolsa de recogida y la zona del adhesivo para fijar en la piel.

Características del dispositivo colector:

  • optima recogida de los fluidos según las características
  • adecuación al tamaño del estoma
  • protección de la piel periestomal. Los materiales que componen el dispositivo han de prevenir la irritación de la piel periestomal y evitar la fuga de los fluidos.
  • Impermeables a los olores.
  • sistema de fácil aplicación.
  • seguridad en la fijación
  • discreción para la persona ostomizada

Para la elección del dispositivo más adecuado se valora:

  • Características del efluente, que puede ser líquido, semilíquido o sólido.
  • Estado de la piel periestomal. Para tratar o prevenir problemas de la piel periestomal se utiliza el doble sistema, se mantiene la placa fijada a la piel y solo se cambia la bolsa colectora.

Clasificación según el tipo de evacuación de los dispositivos

  • Abierto con pinza: el extremo distal se cierra con una pinza. Se utiliza para vaciar deposiciones líquidas. Indicado en ileostomía.
  • Abierto con válvula: el extremo distal se cierra con una válvula. Se utiliza en urostomías.
  • Cerrada: bolsas cerradas con sello mecánico. Se utiliza en deposiciones formadas o pastosas. Indicado en colostomías.

Clasificación según el sistema de sujeción de los dispositivos

  • Doble sistema: placa de base adhesiva independiente de la bolsa colectora.
  • Único sistema: el sistema de recogida lleva incorporado el sistema de fijación.

Clasificación según las formas de la placa de los dispositivos

  • Planas: placa de base plana para mejor adaptación y fijación en la zona abdominal.
  • Convexas: placa de forma convexa en su parte central que se adapta a una zona estomal hundida o retraída.

Cuidados del estoma

El profesional de enfermería aprovecha desde el primer contacto con el paciente para explicar y educar al paciente sobre los diferentes aspectos del cuidado, animándole a hacer preguntas.

El seguimiento del paciente ostomizado se lleva a cabo a través de la consulta de enfermería de estomaterapia, en las diferentes fases quirúrgicas y posteriormente.

En el momento del alta hospitalaria el paciente tiene que ser capaz de hacerse la higiene y el cambio de dispositivo por sí solo. Enfermería debe valorar cual es el momento más adecuado para que el paciente pueda iniciar la higiene y los cambios de dispositivo.

Consideraciones en relación al cuidado del estoma

  • Medir el estoma exactamente para minimizar el contacto de los fluidos con la piel y evitar fugas. Durante los primeros meses el estoma tiende a reducirse, así que habrá que medir periódicamente la zona.
  • Secar muy bien la piel, sino el dispositivo no se pegará bien.
  • En el caso de utilizar un doble sistema, colocar primero la placa sobre la piel y después la bolsa.
  • Se recomienda cambiar el dispositivo siempre que esté lleno por la mitad o en cualquier circunstancia que el mismo ya no garantice las condiciones de seguridad. El dispositivo abierto se cambia cada 24/48h. Las placas de doble sistema cada 3-4 días y las bolsas cada 24-48h.

Educación sanitaria al paciente ostomizado

Los pacientes pueden comer prácticamente de todo, evitando los alimentos que causen flatulencia o que podrían resultar irritantes.

Se recomienda mantener un buen tránsito intestinal, tomar alimentos con fibra, beber 1.5-2 litros de agua y evitar el aumento de peso. Después de la intervención es recomendable incorporar los alimentos de manera progresiva para observar la tolerancia.

Alimentos que pueden producir gases y mal olor: cebolla, ajo, espárrago, huevo, legumbres, col, coliflor, carne de cerdo, frutos secos…

Alimentos que ayudan a controlar los malos olores: mantequilla, yogur natural, queso fresco y cítricos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.