Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Toxicidad de los anestésicos locales

7 de octubre de 2021

La toxicidad de los anestésicos locales puede ser local o sistémica. A continuación se detallan todos los tipos de toxicidad.

Toxicidad local de los anestésicos locales

Lesión local: los anestésicos locales pueden producir inflamación, edema, abscesos, isquemia y hematomas.

Lesión nerviosa: el origen de estas lesiones puede ser mecánico o químico.

Las complicaciones mecánicas son debidas a problemas con la técnica de administración y son la lesión directa de las fibras nerviosas causadas por la aguja o la compresión de las fibras al inyectar un volumen grande de anestésico.

Las complicaciones químicas son debidas al contacto del anestésico local con la fibra nerviosa. La neurotoxicidad de los anestésicos locales es debido a dos factores: la fibrosis perineural y endoneural, que dependen de la concentración y naturaleza del fármaco y el grado de inhibición del metabolismo oxidativo de la fibra nerviosa, relacionado la concentración del anestésico.

Toxicidad sistémica de los anestésicos locales

La toxicidad sistémica es debida a la estimulación del sistema nervioso central y a la depresión de los centros medulares y sistema respiratorio y cardiovascular.

La ventana terapéutica de los anestésicos es muy estrecha y cuando se sobrepasan las dosis máximas se pueden presentar efectos tóxicos.

Toxicidad en el sistema nervioso central

La toxicidad en el SNC se puede manifestar con convulsiones y estado de coma pero cabe destacar que son complicaciones poco frecuentes. Los mecanismos para que se produzca consisten en una elevación súbita de las concentraciones plasmáticas de anestésico local que alcanzan los canales de sodio de las neuronas y se fijan en el poro interno.

Cardiotoxicidad

El sistema cardiovascular necesita tres o cuatro veces más dosis para mostrar efectos tóxicos. Al inicio se produce un aumento de la tensión arterial y frecuencia cardíaca por estimulación simpática. Después se puede producir hipotensión por acción vasodilatadora y colapso cardiovascular. Cuando más potente es un anestésico local mayor efecto cardiotóxico.

Reacciones alérgicas

Las alergias a los anestésicos locales son raras pero pueden ser mortales.

Tratamiento de la toxicidad por anestésicos locales

Complicaciones sobre el SNC

El tratamiento consiste en mantener la vía aérea permeable, oxigenoterapia y benzodiazepinas o hipnóticos en caso de convulsiones. Si es necesario, intubación y ventilación mecánica. La ventilación con oxígeno puede prevenir las convulsiones.

En caso de convulsiones, hay que priorizar la permeabilidad de las vías aéreas y la ventilación asistida con oxígeno puro. Hay que administrar diazepam y/o tiopental para bloquear las convulsiones.

Complicaciones cardiocirculatorias

Es necesario corregir las situaciones de hipoxia y acidosis, potenciadoras de la toxicidad cardiovascular.

La hipotensión requiere el uso de cristaloides o soluciones coloides. Ante las bradicardias progresivas resistentes a la atropina hay que administrar adrenalina intravenosa. Al aparecer arritmias ventriculares se necesita bretilio. En caso de fibrilación ventricular o paro cardiaco, es necesario RCP, que se podrá prolongar más tiempo ya que se han descrito casos sin secuelas pasados 30 minutos de reanimación.

Cursos online recomendados

Artículos relacionados:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.