Saltar al contenido
Seremos enfermeros

Vitaminas hidrosolubles

6 de julio de 2021

Las vitaminas hidrosolubles se disuelven en el agua y se trasportan en ella. Estas vitaminas se encuentran en los compartimentos corporales rellenos de agua. El aumento de concentraciones séricas de las vitaminas hidrosolubles induce la excreción de pequeñas cantidades de las mismas a través de la orina.

Sin embargo, las concentraciones muy altas pueden superar la capacidad de depuración renal y dar lugar a complicaciones.  Las vitaminas hidrosolubles deben reponerse por medio de la dieta debido a la excreción diaria de pequeñas cantidades de las mismas.

En el grupo de vitaminas hidrosolubles se encuentran la vitamina C y la vitamina B, que engloba ocho vitaminas diferentes.

Vitamina C

La vitamina C o ácido ascórbico actúa como cofactor de varias enzimas en ciertas situaciones y como antioxidante en otras. En sus papel de cofactor, la vitamina C interviene en la formación del tejido conjuntivo, el colágeno.

El colágeno configura una matriz que sustenta el desarrollo de los huesos y los dientes, pega el tejido lesionado y da lugar a una cicatriz, y mantiene la adhesión celular para evitar la desintegración de los tejidos. Esta acción reviste una importancia mayor en el caso de los vasos sanguíneos, que se expanden y contraen en cada latido del pulso y han de soportar la presión que ejerce la sangre sin ceder a la misma.

El organismo tiene varios mecanismos para reparar los daños creados por los radicales libres, aunque su eficacia disminuye con el paso del tiempo y aparece estrés oxidativo. Los antioxidantes presentes en la dieta defienden al organismo de esta forma de estrés.

La vitamina C cede sus electrones para neutralizar a los radicales libres. Esta vitamina favorece la absorción intestinal de hierro al proteger a este mineral frente a su oxidación.

La vitamina C abunda en la fruta y la verdura. Los cítricos son ricos en vitamina C aunque el brocoli, el chile, la fresa y la patata también contienen. El calor destruye la vitamina C, por lo que el valor nutricional de la fruta y verdura cruda es mayor.

Complejo de la vitamina B

Las ocho vitaminas B que integran este complejo desempeñan un papel clave en el funcionamiento del organismo. Resulta complicado determinar cuál es la acción de cada una de estas vitaminas debido a su naturaleza interdependiente.

Las vitaminas del complejo B no dan energía, ya que esta proviene de los carbohidratos, las proteínas y los lípidos. Las vitaminas B ayudan a utilizar esta energía. Por ejemplo, la tiamina, la riboflavina, la niacina, el ácido pantoténico y la biotina forman parte de distintas coenzimas que intervienen en la liberación de energía de los carbohidratos, los lípidos y las proteínas.

Tiamina

La tiamina tiene dos funciones destacadas en el organismo. En primer lugar, forma parte del pirofosfato de tiamina (TPP), una coenzima clave en el metabolismo energético de la célula. En segundo lugar, forma parte de las membranas de todas las células nerviosas.

La carencia de tiamina suele darse en personas malnutridas y personas que ingieren gran cantidad de calorías vacías, como los alcohólicos.

La carencia de tiamina produce beriberi, una enfermedad que afecta al sistema nervioso, el corazón y otros músculos.

La tiamina se encuentra en cereales integrales, verdura verde, legumbres y carne, sobre todo la carne de cerdo.

Riboflavina

La riboflavina actúa como coenzima en muchas reacciones químicas, en especial aquellas que liberan energía a partir de nutrientes en el interior de la célula.

La carencia de riboflavina es poco frecuente. Aunque esta vitamina se encuentra en todos los grupos de alimentos, el consumo de varias porciones de leche y lácteos sería suficiente para cubrir las necesidades diarias.

Niacina

La niacina forma parte de las coenzimas que metabolizan la glucosa, los lípidos y el alcohol. El organismo puede sintetizar esta vitamina a partir del aminoácido triptófano.

La carencia de niacina recibe el nombre de pelagra, la cual cursa con diarrea, dermatitis y demencia y puede ocasionar la muerte.  Esta vitamina es abundante en los productos cárnicos.

Biotina

La biotina es una coenzima que desempeña una función clave en la síntesis de glucosa a partir de moléculas distintas de los carbohidratos, como aminóacidos y glicerol, la síntesis de ácidos grasos y la degradación de algunos aminoácidos.

El organismo requiere cantidades muy pequeñas de esta vitamina, que está presente en muchos alimentos.

Ácido pantoténico

El ácido pantoténico interviene en varias etapas de la síntesis de lípidos, neurotransmisores, corticoesteroides y hemoglobina. El ácido pantoténico aparece en diversos alimentos, aunque se destruye fácilmente con los procesos de congelación, enlatado y refinamiento.

Vitamina B6

Hay tres formas de vitamina B6: piridoxal, piridoxina y piridoxamina, que se transforman en una coenzima del metabolismo de los aminoácidos.

La vitamina B6 interviene en los procesos del pensamiento, la función inmunitaria y la actividad de las hormonas esteroideas. A diferencia de otras vitaminas hidrosolubles, esta vitamina se almacena en el tejido muscular.

Algunos compuestos como el alcohol y la isoniacida, destruyen la vitamina B6. La ingesta de cantidades insuficientes da lugar a una disminución de la síntesis de ciertos neurotransmisores clave y la acumulación de compuestos anómalos en el cerebro.

Inicialmente, la carencia de vitamina B6 cursa con depresión y confusión y en una etapa posterior, puede manifestarse con convulsiones. Muchos alimentos contienen vitamina B6, como las verduras amarillas y verdes, las frutas amarillas y rojas y la carne roja.

Ácido fólico

El ácido fólico participa en la síntesis de ADN en las células de crecimiento rápido. La acción de esta vitamina depende de la presencia de una cantidad adecuada de vitamina B12.

El hígado excreta el exceso de ácido fólico hacia la bilis, a partir de la cual es reabsorbido de nuevo hacia el aparato digestivo. La carencia de ácido fólico impide la división celular y la síntesis de proteínas, dos procesos imprescindibles para el crecimiento tisular.

Abunda en las verduras de hoja verde, alubias, cereales integrales, lentejas, hígado, ave, cerdo y marisco.

Vitamina B12

La vitamina B12 presenta una estrecha relación con el ácido fólico, dado que la activación de cada una de estas moléculas depende de la presencia de la otra.

El organismo libera vitamina B12 por acción del ácido hidroclorhídrico y la pepsina en el estómago. El factor intrínseco que sintetizan las células que tapizan el estómago, se une a la vitamina B12 para transportarla hasta el intestino delgado, en el que se absorbe.  La absorción de esta vitamina no tiene lugar cuando dichas células son incapaces de producir cantidades insuficientes de factor intrínseco.

La división normal de las células en crecimiento rápido depende de la presencia de ácido fólico y vitamina B12 por lo que la carencia de una de estas vitaminas suele provocar anemia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.